Una vez más aquí escribiéndoles. La despedida más larga ha sido la mía, desde diciembre estoy que me voy y me voy y nada. Como dicen, “el que mucho se despide...”. Y es cierto, de alguna manera este blog sigue siendo parte de mi vida, una vida que ha cambiado mucho. No les he hablado de mis últimos días. Cada vez acepto menos clientes y ando en otras cosas. Tal vez, como siempre les dije, me he topado con más de uno en la calle. Esa posibilidad siempre me gusta, saber cuando camino que algún lector puede ser ese o el otro, o el de más allá. Sigo en el anonimato, pero no. Siempre me gusta la posibilidad de que me descubran. Cuando veo mis fotos, como esta, donde salgo de cuerpo entero, me siento descubierta. Me intimido pero, a la vez, sé que no es verdad, que mi cara no se ve y que no tengo por qué temer.

Si algo me pasa, lo sabrán por este medio, lo contaría de una. Pero quiero que sepan que sigo fisgoneando el grupo de facebook, me meto a mirar el perfil de cada uno de ustedes, de esa pareja de casados, por ejemplo, que me invitan a un trío. Me gusta que sigan fantaseando conmigo, aunque no crean, yo lo hago con ustedes.

Un beso.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

Contenido relacionado

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.