Recibir la tarjeta de invitación del Salón del Libro de París cada año ya como “escritor” –aunque es un rotulo que aún me parece demasiado grande e incomodo para mí-, no deja de ser una placentera bocanada de aire; sin embargo, mientras conducía las dos horas y medias que hoy en día me separan de París, no dejaba de rememorar la ciudad que bajo su cielo fue cómplice y testigo de mis grandes luchas e interminables faenas.

Pero hoy no estoy acá para espantar lectores con mis alienadas catarsis personales, mucho menos para rememorar exorcismos parisinos. Este soso y alunado reportero de pacotilla estuvo nuevamente en el Salón del Libro de París para compartir con ustedes las conferencias y charlas de importantes escritores y; además, ¡mi constante pregunta después de varias versiones del Salón de París!...

¡¿Cuándo –la administración de turno- gestionará un stand de Colombia o de mi ciudad natal, Medellín, en un Salón del Libro tan importante como el de París?! ¡¿Acaso no somos los más “innovadores”?! Ya he visto desfilar ciudades como Buenos Aires y la movilización completa de un país y sus escritores como lo fue con México.

Barcelona fue la ciudad invitada para este año y con ella muchos de sus más representativos escritores: Eduardo Mendoza (Premio PLANETA 2010), Javier Cercas y el fenómeno literario más grande de la primera década de este milenio: Carlos Ruiz Zafón.

 

“¡El público colombiano es algo salvaje y extraordinario!”, Javier Cercas.

 

“Hace poco estuve en Colombia en “Hay Festival” y te aseguro que el público en Colombia es algo salvaje. Se plantan delante de ti sólo para decirte: “hice 400Km para conocerlo, ¡doctor¡”.  Te rodean, te quieren tocar, sacarte cuantas fotos les sea posible, no te perdonan más de tres tandas de aplausos, es… es… ¡algo definitivamente salvaje en el mejor sentido de la palabra!” -Me compartió Javier Cercas cuando comenzamos esta “charla-entrevista”-.

 

Soldados de Salamina es la obra más representativa de Javier Cercas que le valió el reconocimiento de Vargas Llosa. Y –considero- que con justa razón tan distinguido reconocimiento, pues al comienzo de la obra el autor da testimonio de sus angustias como escritor frente a muchas novelas inconclusas y de cara a lo que será su obra más reconocida mundialmente. “…una reseña elogiosa de un amigo de aquella época se aliaron para convencerme de que podía llegar a ser novelista y de que, para serlo, lo mejor era dejar mi trabajo en la redacción del periódico y dedicarme de lleno a escribir. El resultado de este cambio fueron cinco años de angustia económica, física y metafísica que me tumbó durante dos meses en una butaca, frente al televisor. Harta de pagar las facturas, incluida la del entierro de mi padre,  y de verme mirar el televisor apagado y llorar, mi mujer se largó de casa apenas empecé a recuperarme, y a mí no me quedó otro remedio que olvidar para siempre mis ambiciones literarias…”

 

- Javier, ¿qué diferencia hay entre el personaje abatido frente al televisor sin poder pagar facturas y el autor?

- Bueno, sí pagaba mis facturas. Para aquella época era profesor universitario, pero el éxito de Soldados de Salamina me ha permitido hacer otro tipo de cosas.

- Al comienzo me has dicho que el público colombiano –en el buen sentido de la palabra- es “algo salvaje”, ¿qué impresión tienes del resto del continente?

- ¡Allí están vivos! Me gusta, además, porque siento que me muevo como si fuera la propia España.

- ¿Lectores atraen y traen compradores?

- ¡Siempre!

- ¿Colombia?

- El año entrante en la Feria del libro de Bogotá.

 

* * * *

 

Tan pronto me encontré con el autor de La sombra del viento, El juego del ángel y El prisionero del cielo, no pude ocultar mi asombro por la gran cantidad de personas que lo esperaban para tener un autógrafo.

 

Carlos Ruiz Zafón es –sin ningún atisbo de dudas- uno de los autores más leídos y reconocidos en todo el mundo. El fenómeno de La sombra del viento se dio, como lo ha dicho el propio autor en repetidas ocasiones, por “el boca a boca” entre sus lectores, un eco que le sirvió para ser publicado en la primera edición con un millón de ejemplares en la continuación de la saga: El juego del ángel y luego El prisionero del cielo.

 

Es un hombre de pocas palabras, pero –creo- que si se conoce bien su obra y sus personajes, las respuestas son muy cordiales y fáciles de interpretar.

- ¿Fermín Torres y Daniel, siguen vivos?

- Más que nunca. Ya verás…

- Los Dragones, ¿son siempre parte del atuendo?

- Barcelona es ciudad de dragones, que adornan o vigilan muchas de sus fachadas, y me temo que yo soy uno de ellos. Somos criaturas nocturnas, aficionadas a las tinieblas, no particularmente sociables, poco amigas de hidalgos y caballeros andantes y difíciles de conocer.

- ¿Respuesta de memoria?

- …


PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.