Bergoglio nos dice ahora

que el tal infierno no existe;
y no es que lo diga en chiste,
pues Satán lo corrobora.
Algo más: el papa implora
que no creamos en tantos
embustes, mitos y encantos 
como los de Eva y Adán
que en la Historia quedarán
como el tal paro de Santos.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.