Imagínese viajar una mañana de Bogotá a Medellín.

Imagínese sentarse en la silla del avión y esperar como siempre las palabras de saludo del capitán como preámbulo del vuelo, las cuales siempre tienen la inmensa responsabilidad de transmitir tranquilidad y seguridad a los pasajeros.

No es un misterio que para muchas personas volar es un sufrimiento, es entregarse totalmente y de manera impotente a una máquina y a unos pilotos que son desconocidos. La vida literalmente depende de otros y es absolutamente ajena a nuestro control.

¿Este avión estará bien mantenido?

¿Estos pilotos estarán sobrios, trasnochados, medio dormidos, enguayabados?

¿Habrá algún terrorista por acá?

Reflexiones simples que siempre aparecen y desaparecen por la mente de las personas al volar.

Ya sentado y previo al despegue empezó el protocolo normal del vuelo.

El piloto comenzó a hablar con una voz seria y profunda y así se refirió a los pasajeros:

Bienvenidos todos a bordo, les habla su capitán, hoy volaremos a 31 mil pies de altura , tiempo estimado de vuelo será aproximadamente de 40 minutos.

La condiciones de vuelo serán muy malas, con lluvia fuerte y rayos durante todo el trayecto. Habrá mucha turbulencia y el avión se moverá demasiado.

En ese momento el capitán hizo una pequeña pausa, pero se sintió como si el avión hubiera inhalado y guardado la respiración. El silencio era absoluto y colindaba con el pánico, los pasajeros estaban pálidos y pasmados con esta descripción.

El capitán volvió a retomar  sus palabras y prosiguió diciendo: ... pero en la ruta hacia Cali, porque de acá a Medellín el tiempo está claro y despejado con hermoso cielo azul .

El avión exhaló y las miradas se cruzaban nuevamente con diminutas sonrisas. Respiramos.

El avión despegó, nadie dijo nada, nadie comentó nada. Todos nos tragamos el susto de ese chiste del jueves por la mañana, que sin duda nos tomó por sorpresa  en el lugar equivocado, un lugar donde los pilotos también ríen.

 

JCO

@juancarlosortiz

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

Contenido relacionado