No más fotos a redes, si no contienen una vagina abierta o por lo menos un pezón. No más filtros con efectos vintage ni degradados. No más fotos de uñas recién pintadas con los esmaltes usados, no más collages dando besos a la cámara.

No porque la realidad del país sea desgraciada y debamos prestar atención a temas importantes, aunque si deberíamos prestar atención a temas importantes, sino porque hacen más desgraciada la realidad con fotos de uñas y de comidas decoradas.

Desde hace mucho tiempo creo que perdí mi esencia, porque realmente no consigo punto de comparación con las demás mujeres. Perdí pretendientes, halagos, seguidores e invitaciones a ser amigos en Facebook. Pero entre tantos estudios tontos en los que se me van los días, descubrí que el problema radicaba en las fotos que NO subía a redes sociales, porque a cambio de las fotos de todas de todos los días, subí una en las piernas del controvertido Harold Alvarado Tenorio, que sirvió para unos cuantos morbos, pero ahí culminó el bochinche.

Y en la vida real, soy más bonita que muchas que reciben muchos likes a diario, entonces, para hallar solución, destiné el sueldo de un mes a un teléfono inteligente y me puse en el son de tomarme un par de fotos en cada lugar. Porque no crean, pero las mujeres necesitamos piropos y yo necesitaba lo míos. Me sentía un poco descontinuada, como si los 21 me hubieran dado tan fuerte como los  cuarenta les dan a todas, que comienzan la búsqueda insaciable por salir con chicos menores. En cambio a mí, me dio fuerte la necesidad de unos piropos y de unos cuantos likes. Virtuales, por aquello de ahorrarme la molestia de la cercanía.

Pero en la vida real no se puede tomar uno tantas fotos, ¿a qué hora vive su desgraciada vida? Al iniciar el día estoy demasiado ocupada con mi almuerzo como para tomarme una y postearla con un “buenos días, un besito para todos”; al medio día el almuerzo no se ve tan bien como para tomarle una foto y escribir “lunch” y por la tarde, debo preocuparme mucho por entregar resultados para salir temprano y que no me partan la vagina los de las barras bravas del lugar donde trabajo.

Por eso digo ALTO a las fotos mujeres, alto que ustedes las de fantasía nos hacen daño a las que somos de verdad. Alto, que entre figuras en las uñas y fotos enviando besos, nos hacen perder el sazón a las que estamos ocupadas. Y también alto queridas a la monotonía de la vaina, porque además de eso creo que son muy aburridas las fotos que se toman, porque no soy hombre, pero mi pequeño aire de bisexualidad me hace sentir que eso no interesa tampoco.

Dejen chicas por favor de demostrar que no hay nada más allá de imágenes con filtros y collages #y #numerosos #numerales #con #palabras #cute.  Dejen de hacernos sentir mal a las ocupadas o por lo menos muestren sus pezones, para poner esto más interesante.

 

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

Contenido relacionado