Tal vez este sea el artículo más arriesgado que vaya a escribir en mi carrera de columnista estúpido. Pero, como pregonero del paradigma de la verdad, y porque mi labor como periodista idiota es decir lo que pienso, no tengo más remedio que cumplir a cabalidad con mi irrelevante trabajo. Yo creo, de verdad, que Blink-182 no es tan grave como parece.

 

Digo que es un artículo arriesgado porque Blink-182 lo tiene todo para ser un grupo detestable. Y porque, simple y llano, qué idiotez defender músicos para adolescentes, sobre todo en esta revista tan sofisticada. Blink nos recuerda a esos años de American Pie y chistes sobre el niño que lo cogieron masturbándose; cuando un pedo daba risa. Nos recuerda a la triste y patética adolescencia que tuvimos. Los integrantes de Blink, y sobre todo el papel en el que se metieron, nos hacen pensar en todo eso que odiamos de los gringos: que solo piensan en sexo, que hablan de popó todo el día, que todo tiene que ver con el ano, que son inmaduros. Recuerdo el “Hello, Im Tom, from Blink-182, and this is Radioactiva, the rock planet”: lo decía con esa voz de niño, medio tierno y medio bobo, que destemplaba a cualquiera. El humor, la estética, la voz, y sobre todo las letras, eran demasiado adolescentes para que hoy en día no pensemos mal de Tom, Mark y Travis. Se tiraron MTV, se tiraron el humor gringo. Hoy uno ya no se puede poner unos Vans o andar en una patineta por culpa de Blink-182.

 

Y, sin embargo, creo que podemos hablar bien de los muchachotes. Los de Blink-182 fueron víctimas de su propio invento, sin duda. Pero ese invento no es necesariamente un problema. Y acá está la razón.

 

Blink-182 se volvió un grupo de estadio no necesariamente por su música, sino por el video de “What's my age Again?”, donde los niños salían en bola corriendo por la calle. Con eso, por ejemplo, respondieron al mamertismo de los videos noventeros de MTV. Y reivindicaron la pendejada, la desnudez sin pretensiones artísticas. Con eso, también, demostraron que un rockero no tiene por qué estar deprimido y pelear en contra del capitalismo. Y lo hicieron de frente: el formato y el objetivo de Blink fue, desde el principio, ser un hazmerreír. Y fue un éxito. Así después se hayan convertido en un tedio.

 

Ahora: lo que más me parece rescatable de ese video es que le hayan dado protagonismo a la exquisita Janine Lindemulder, una diosa del porno que también fue la portada de ese disco.

 

Los videos de Blink eran bobos, sí, pero no olvidemos que este fue el primer grupo en volver la burla a las celebridades un formato del video clip. El chiste contra Britney, Cristina y demás iconos del pop se volvió un lugar común para Eminem y Pink gracias al video de “All the Small Things”.

 

Toda la faceta de Jackass, de montársela a los papás, de los enanos como cómicos, de Tom Green, se popularizó e internacionalizó por culpa de Blink.

 

Y eso, además, fue lo que hicieron con el punk, un género que típicamente era de la clase trabajadora, que hablaba de política, que estaba en contra de todo. El gran problema de Green Day, por ejemplo, es que se creen políticos, que se toman muy en serio. Blink se inventó el pop-punk, si se quiere, o popularizó el neo-punk. Y lo hizo en clave de humor.

 

Otro argumento para defender a Blink: el baterista. Travis Barker es de los pocos bateristas cuyo nombre uno conoce. Y eso se debe única y exclusivamente a que se trata de un excelente? baterista, con una rapidez y una habilidad extraordinarias. Además, los grupos que formó después de Blink no son malos. Y su reality es un éxito. Y su novia un personaje. En suma, Travis Barker tiene la mejor vida que puede tener una persona con el cuerpo enteramente tatuado. Y eso es de rescatar.

 

Como decía Popeye, nuestro adorado narcotraficante, hay gente que es como los yogures: que nace con la fecha de vencimiento tatuada en el cuello. Eso fue lo que les pasó a los de Blink. Y la cagaron más al haberse reunido el año pasado. Debieron quedarse callados después de que les cambió la voz.

 

Foto: http://punk182.net/news/oh-my-god-how-much-fun,271.html?

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.