Cómo negar el cambio que se genera en la vida con la llegada de los hijos.
Cambian los sueños, se transforman los miedos y mutan las jerarquías. Pero sobretodo me sorprende  la metamorfosis que sufre la relación con nuestros padres.
Con la llegada de la adolescencia nos separamos representativamente de ellos y luego con el paso del  tiempo la vida gira circularmente hasta acercarnos nuevamente de manera más fuerte, más profunda y más respetuosa.
Y son los hijos los que detonan este proceso, pues gracias a ellos se comprenden cosas que antes no se comprendían y se respetan temas que antes se ignoraban o se desconocían.
Hoy quiero hacerle un homenaje a los padres. Nacemos conectados por un cordón umbilical y  con el tiempo volvemos a él.
Imposible de olvidar mi primera ruptura . Era un niño aun y caminaba por Bogotá por la carrera once en compañía de mi madre. Era un plan maravilloso y emocionante pues el sentimiento de felicidad y seguridad al estar tomado de la mano de tu madre te hacía levitar en vez de caminar. Hasta ahí todo era placentero, onírico y lúdico hasta que sorpresivamente y al mejor estilo cartoon yo desaparecí mágicamente de la escena.
Plop.
Mi madre quedó con la mano extendida pero sin hijo y yo me caí por un hueco de una alcantarilla sin tapa que estaba abierta para  quedar sumergido en un temible agujero negro, enredado entre cables y rodeado por  ecos de agua y humedad.
Escuchaba a mi madre que desesperada me hablaba desde arriba  y yo solo, sin ver nada, sin entender nada, trataba de clarificarme donde estaba, que había sucedido  y que debía hacer.
Finalmente llegaron los bomberos quienes bajaron, me rescataron y me sacaron de ese interruptus vivencial de soledad e incertidumbre.
Ese recuerdo abrupto de mi primera ruptura de cordón umbilical hoy me deja dos grandes reflexiones y aprendizajes.
El primero es que el problema de los huecos en Bogotá no es nuevo. Es una enfermedad crónica y muy  antigua sin solución.
El segundo, que el cordón umbilical por más que lo corten  nunca desaparece e incluso con el tiempo se fortalece mucho más. A más años, más duro e indestructible. La conexión que tengo con mis hijos me ha hecho apreciar más la conexión con mis padres.
Hoy les agradezco infinítamente y entiendo más que nunca todo lo que hicieron por mí. Con errores o sin errores, ya no me importa, pues el cariño, el respeto, la  admiración y el amor que siento por ellos aumenta a cada momento y  cada día que veo crecer a mis hijos.
A mis padres.
Jco

@juancarlosortiz

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

Contenido relacionado