Hace 20 años comencé mi periplo laboral, cuando soñaba con ser un creativo en una agencia de publicidad, y así, como estudiante de la Universidad Javeriana, logré conseguir una práctica en Leo Burnett Colombia.

Cómo olvidar haber empezado a trabajar sin recibir un salario y sin saber qué era un computador, cuando aún todo se escribía en una máquina de escribir, se pegaba con cauchola y el máximo invento era la fotocopiadora. Pero era un estudiante y todo lo procesaba como una experiencia extremadamente atractiva para mi sobrecargado espíritu, ávido de conocimiento y siempre lleno de entusiasmo y de actitud positiva.

Así realicé mi primer trabajo publicitario, un volante para distribuir en las calles que anunciaba la apertura de una nueva oficina de Davivienda en Bogotá. Seis meses después me contrataron y recibí el primer pago de mi vida. Inundado de felicidad pensé que tocaba el cielo con mis manos, que mis sueños no tenían límite y que mis padres podrían sentirse muy orgullosos de mí. 

Pero como la vida nunca se detiene y es altamente sorpresiva, 15 años después terminé siendo presidente de Leo Burnett en Estados Unidos.

Ya han pasado 20 años y ahora desde DDB mundial puedo decir que el mundo sí ha cambiado. La revolución digital y tecnológica ha traído alteraciones sustanciales en el comportamiento humano, y por ende, en los modelos de negocio de muchas industrias, incluyendo la del marketing y la publicidad.

Negocios como el de la música, el de los libros, o el de los videos han sufrido mutaciones absolutas que han forzado a replantear los esquemas. Hoy se oye más música  pero se venden menos discos, se ven más películas, pero se venden menos videos.  Esta influenciaa arrolladora ha llevado a desaparecer empresas y a ver emerger otras de manera contundente y muy rápida. La velocidad del cambio también se ha  incrementado  trayendo consigo desconcierto y miedo ante lo desconocido . Nadie sabe con certeza para donde va el negocio publicitario, ya que su nueva historia se está escribiendo y nosotros somos partícipes de ella,  lo cual considero  como una oportunidad histórica.

Lo que sí tengo claro que no debe cambiar  ante esta transformación tan  veloz es la actitud.

Dos décadas después de haber comenzado a trabajar, sigo llevando por dentro más que nunca el espíritu del practicante. 

El practicante de la vida que no quiere perder nunca la capacidad de sorprenderse, de seguir aprendiendo cada día , de siempre  escuchar a las personas y  de ensayar proactivamente todo lo que está sucediendo alrededor en este nuevo mundo hiperconectado y cargado de deseos profundos de participación humana. 

Es una mezcla constante de pasión y de humildad , una pócima mágica ante lo que viene por delante, que permite disfrutar de esta transformación humana, de  esta reinvención de modelo,  de esta reingeniería del negocio.

Somos afortunados de estar acá en este momento de la vida. Que viva el cambio!

jco

@juancarlosortiz

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

Contenido relacionado