Cuando se lanza una frase estúpida, en forma de  decreto  como si se tratara de una gran verdad revelada, siempre hay un buen amigo que hace caer en cuenta de que no hay nada peor que engañarse a uno mismo.  Eso me pasó esa tarde en Cali cuando Rodolfo me oyó decir que estaba en el mejor momento de mi vida. Lo dije con total seriedad, argumentando que no hay nada mejor que ser soltero cuando uno se siente cómodo en su propia piel.  “Es el estado ideal del ser humano  –afirmé- ya no tengo tusa,  tengo buenos amigos que me acompañan cuando tengo algún plan que requiere de compañía, un par de conquistas que me cortejan y me alimentan el ego, pero ninguno que me joda la vida”. Rodolfo me miró incrédulo, pensó por un instante y entonces lo dijo: “Te estás volviendo una solterona llena de chocheras. ¡No se diga más! Esta noche nos vamos de patinaje.”

 

No sé decir con certeza si `irse de patinaje´ es una expresión caleña, o si simplemente es un invento de mis amigos. Cómo soy consciente de que sea cual sea el caso muchos no estarán familiarizados con el término, aquí va el significado: Dícese del acto de ir a un bar de conquista. Se le dice patinar porque para lograrlo es necesario recorrer el lugar varias veces, con  el radar bien prendido, pavoneándose de tal manera que se logre llamar la atención del objetivo, pero sin ser demasiado obvio porque el que muestra el hambre, no come. A simple vista puede parecer sencillo, pero lo cierto es que se requiere de todo un arte para que resulte exitosa la jornada.

 

Contrario a lo que piensan muchas, yo para eso de la coqueteada soy muy mala. Me produce una mezcla de oso y orgullo. Lo poco de conservadora que tengo, cree que a uno le deben coquetear y no al revés, pero, esas palabras “solterona llena de chocheras”, calaron en mi mente.  -“No nos vamos a la casa hasta que coronés”- dijo Rodolfo, y yo acepté el reto.

 

Fue así como a las 10 de la noche Rodo, una amiga y un amigo suyo (todos solteros) me recogieron para ir a un bar nuevo en la ciudad que se llama Rain, era perfecto para nuestro cometido porque ponen música urbana: hip hop, reggaetón, r&b, así que no toca bailar en pareja, lo que da mucha movilidad y facilita el patinaje.

 

Al ritmo de J Lo, Ñejo y Dalmata, Beyoncé y hasta Lady Gaga, empezamos nuestro plan. Todos pedimos cocteles y agudizamos nuestras miradas cual ave rapaz sobrevolando una presa. Rodolfo, en un acto extremo de generosidad (o de desespero por mi larga soltería), se dedicó a analizar mis posibles candidatos. – “Ese no, está muy bajito; aquel está muy caleño; el otro… hmmm como que viene acompañado; el de morado parece traqueto; el de allá, tiene cara de ser tacaño; el de la barra, esta como borracho…”- Una hora y media después y con un Margarita en la cabeza, vimos llegar a un caballero alto, de look cosmopolita sin parecer gay, acompañado de una pareja pero sin fémina a su lado, y de sonrisa amplia y generosa. Los dos nos miramos, asentimos y como comitiva de concurso nacional de la panela dijimos al unísono: ¡Ese es!

 

 Entonces el plan patinaje comenzó. Una ida al  baño  y otra a la barra para pasar por su lado, buen contoneo de cadera y movimiento sutil de cabeza para mover el pelo, una vez  había llamado la atención del elegido,  busqué el contacto visual. Fue más fácil de lo que pensé, después de unas tres canciones compartiendo miradas, y una sonrisa sostenida de lado y lado, el susodicho se acercó a invitarme a bailar.

 

Miré a Rodolfo con cara de triunfo y pensé con algo de vanidad, que para llevar tanto tiempo fuera de las ligas del flirteo, no lo hacía nada mal. Como era de esperarse se inició la conversación típica de bar, preguntas generales, gritando para vencer los decibeles de la música entre el rapeo de Pitbull y el canto de Jennifer López:

 

-          Él: ¿CÓMO TE LLAMAS?

-          Yo:  ISABEL, ¿Y TU?

-          Él: MAURICIO, ¿CON QUIÉN VINISTE?

-          Yo: ¡CON UNOS AMIGOS!

-           Él: AH, VEO… Y ¿EN QUE SEMESTRE ESTÁS? “

 

De fondo: Dance the night away

Live your life, and stay young on the floor

                                                                        

-          Yo: “¿QUEEEEE?”

-          Él: ¿EN QUE SEMESTRE? ¿QUE ESTÁS ESTUDIANDO?

 

Dance the night away

Grab somebody drink a little more

Lalalalalalalalalalalalalala

 

-           Yo: hmmmm, PUES… TERMINÉ HACE UN TIEMPITOOO  ( 5 años para ser exactos) ¿CUÁNTOS AÑOS TIENES?

 

-          Él: EL PRÓXIMO FINDE CUMPLO 21. ¡VOY A SER MAYOR DE EDAD INTERNACIONALMENTE, JAJAJA!

 

Tonight we gon’ be it on the floor

Lalalalalalalalalalalalalala

Tonight we gon’ be it on the floor

 

Y aunque dicen que un pollo al año no hace daño, vencer dos tabúes en una sola noche resultó ser mucho para mí. Esperé a que se acabara la canción, caminé sin ninguna gracia y/o movimiento de cadera hacia Rodolfo y sus amigos y les dije: “¡Nos vamos!”. Entonces me sermonearon sobre las ventajas de salir con alguien menor y me hablaron de una teoría sobre la estimulación de estrógenos que lo mantienen a uno con espíritu y apariencia joven.  Yo ya con dolor en los pies por los tacones, y molestia en la cintura por el contoneo ininterrumpido de las que según Shakira, no mienten, pensé que finalmente, chocha o como sea, esa noche seguiría estando felizmente soltera.

 

Tips para Patinar

 

(Gracias a los followers de mi twitter @isabelsalazarj que aportaron a este listado de Tips)

 

1. Escoja un bar donde pongan música que no se tenga que bailar en pareja, hip hop, reggaetón, house…

 

2. Vaya acompañado, ojalá con un buen amigo soltero que vaya en el mismo plan. Nunca es bueno mostrarse desesperado, así que ir con alguien le servirá de anzuelo y será un excelente apoyo. Asegúrese de que su amigo no tenga otras intenciones con usted, así no le darán celos si pasa mucho tiempo con su nueva conquista.

 

3. Escoja un color que la destaque. El rojo siempre llama la atención. No abuse del escote pues puede parecer que busca otra cosa.Escoja: Minifalda o escote, nunca las dos cosas al mismo tiempo.

 

4. No se ancle con una botella que lo obligue a estar cuidando una mesa o un lugar específico, mejor tómese un coctel, esto le dará movilidad para que pueda patinar por todo el bar. Además así él tendrá la excusa de invitarla a otro trago.

 

5. No se emborrache. Para el arte de patinar se necesita tener control de sus decisiones. Tome lo suficiente para sentirse tranquila y desinhibida, pero manteniendo sus 5 sentidos y su razón, activos.

 

 

6. Una vez  elija el chico de su interés, asegúrese de que no esté emparejado. Analícelo por lo menos media hora. Así no le echará  el anzuelo a alguien ajeno ¡mirar  y no tocar, se llama respetar!

 

7.No trate de improvisar para llamar la atención del otro, recuerde que el que muestra el hambre, no come.

 

8. Busque el contacto visual, una vez lo consiga, saque su mejor sonrisa y espere que sea él quien dé el primer paso. (En el juego de la seducción es bueno hacer creer al hombre que él tuvo la iniciativa. Esto le da seguridad y a usted la deja como una dama).

 

9. Téngala clara, es muy probable que ese “amor de barra” no vaya más allá, posiblemente su nueva conquista no será su novio ni su príncipe azul.  No se ilusione demasiado, disfrute la noche y ya el tiempo dirá si da para más o si la historia se acaba cuando el bar se cierra.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.