Me llamo Juan Carlos Ortiz y quiero contarles qué se siente vivir en medio de varios Juan Carlos Ortiz, mis homónimos, mis más cercanas almas gramaticales pero al mismo tiempo mis más distantes espíritus genéticos.

Fui una de las personas originarias en usar Twitter, la red social de los 140 caracteres y así haber sido el primero en tomar el nombre completo como mi dirección: @juancarlosortiz.
Esto me permitió por un lado convertirme en un pionero para los Juan Carlos Ortiz en la aparición en las redes sociales, pero a la vez me hizo sentir la confusión que se crea al enterarse en nombre propio de los mensajes recibidos por equivocación a los otros Juan Carlos Ortiz, mis homónimos famosos.
No soy el reconocido pastor de iglesia, ni guía espiritual religioso para miles de personas.
No escribí "El Discípulo" ni envío mensajes bíblicos. Ese Juan Carlos Ortiz, ese no soy yo. Simplemente escribí el libro "Cortos" en un Blackberry y a 30 mil pies de altura.
Tampoco soy el comentado inversionista financiero que tuvo participación en compañías comisionistas  de bolsa como proyectar valores o interbolsa.
No soy hincha ni socio del equipo de fútbol millonarios. De azul no tengo mucho, poquito ni nada y por mi sangre solo brota el rojo santafereño.
Ese Juan Carlos Ortiz no soy yo.
Tampoco soy el reconocido médico especializado en belleza estética ni cirugía plástica.
No sé nada sobre implantes de senos, nalgas ni liposucciones varias. Ese Juan Carlos Ortiz no soy yo.
De medicina solo conozco lo básico para tratar una gripa, y mi especialidad son las ideas.

Pero sin ser ninguno de ellos, de los tres conozco mucho pues la gente les escribe a mi Twitter confundiéndome con ellos. Cosas buenas, cosas regulares, cosas malas.
De este enredo digital, de esta plataforma de confusiones homónimas entonces quién soy yo?
Concluyo que simplemente soy Juan Carlos Ortiz, el genérico, el que gracias a Twitter puede ser él, pero también cualquiera de ellos .
Bienvenidos homónimos a la convergencia de este nuevo mundo digital.
JCO
@juancarlosortiz

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

Contenido relacionado