Si en alguna oportunidad creyó que el sexo sólo servía para tener placer, ahora le contamos que además le permite cuidar el medio ambiente. (Señales para identificar a una mujer con talento para joder)

No se trata de que sólo con tener relaciones nuestro planeta mejore, sino en lo que podemos hacer durante nuestras horas dedicadas a la sexualidad para contribuir al cuidado de nuestro planeta. Dos organizaciones ecologistas (entre ellas Greenpeace) lo demostraron, al lanzar una serie de consejos útiles para lo que ellos denominan ‘Sexo ecológico‘.

Ahorre energía

Hay que tener sexo encendiendo la imaginación y apagando las luces, porque, como ellos mismos dicen, "todos tenemos que poner algo de nuestra parte para detener el cambio climático, reduciendo el consumo de energía".

Juguetes sin transgénicos

Si su pasión es la fruta y la utiliza para tus juegos amorosos o para potenciar tu libido, asegúrese que esté libre de transgénicos. Pero tenga en cuenta que no está demostrado que estos alimentos tengan efectos sobre el apetito sexual.

Afrodisíacos permitidos

Evite el consumo de ostras y mariscos como afrodisíacos para evitar contribuir a arruinar la ya escasa riqueza marina. En su lugar puede probar con refrescos y bebidas de hierbas como las que se hacen en el Amazonas: el guaraná y el cajú, que aumentan el deseo sexual.

Lencería orgánica

Ambas organizaciones recomiendan utilizar lencería erótica y sábanas hechas de fibras de bambú, algodón orgánico o lino natural, al igual que aconsejan a las mujeres utilizar bragas de esparto (fibras obtenidas de plantas silvestres) que, a pesar de su mala fama, dicen que tienen su encanto. (Seducido por una veterana que escribe de sexo)

Lubricantes naturales

También hay que evitar el uso de cremas fabricadas a base de petróleos o que contienen aromas, sabores o colores artificiales. No son buenos ni para el sexo ni para cuidar el medio ambiente. Los ecologistas recomiendan las alternativas orgánicas como el aceite de oliva o la mantequilla casera.

Juguetes sexuales de cuero

Los sitios web ecologistas advierten que la mayoría de juguetes eróticos se fabrican con plásticos que contienen ftalatos, unos productos químicos que sirven de ablandadores pero que son muy dañinos para la capacidad reproductiva de las personas.

Recomiendan usar como alternativa consoladores hechos de cristal, metal, silicona o plásticos duros. En su lugar puede utilizar accesorios fabricados con sustancias naturales como el caucho, el corcho y cuero.

Duchas entretenidas

Estas guías aconsejan a la pareja ducharse juntos, ya que no sólo sirve para el agua, sino que también para que resulte más excitante. Aunque no hay que olvidar cerrar la llave si se decide salir del baño y meterse en la cama. Tenga en cuenta que el agua es un lujo que no está al alcance de todo el mundo, ya que más de 1.000 millones de personas no pueden acceder habitualmente a ella. (Sexo oral: ¿A qué sabe el flujo vaginal? ¿cómo mejorar el semen?)

Cama homologada

Su cama de madera debe tener el sello FSC, que asegura que la madera proviene de un bosque explotado de manera ecológica. Con esto Greenpeace afirma que no contribuirá a fomentar la tala indiscriminada de árboles.

Condones de tripa de cordero

También proponen alternativas a los condones de látex, que para los alérgicos pueden llegar a ser un problema porque contienen enzimas lácteas y además no son biodegradables.

Por ello recomiendan usar preservativos hechos de tripa de cordero que no protegen contra las enfermedades venéreas, pero que evitan el embarazo. Claro que es sólo una recomendación ecológica, no médica. (Qué es "stealthing", la peligrosa nueva forma de agresión sexual)

Haga el amor y no la guerra

Y la regla de oro de este decálogo sexual ecológico es el grito hippie de los años 70: "¡Haga el amor y no la guerra!". A ver si se extiende por todos los rincones de la geografía y toman nota los grandes dirigentes mundiales.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.