Y a usted le puede parecer muy fácil hacer porno. Pero ni se imagina los sacrificios que debe hacer uno profesional. Por ejemplo, el dolor que puede causar mantener una erección por más de tres horas o el poder mental para retener una eyaculación hasta que sea el momento ideal. Lo cierto es que muchos hombres sueñan con esto –quien no quisiera recibir dinero por tener sexo salvaje– pero muy pocos llegan a ser estrellas. (Así se hizo el video porno de Alejandra Omaña)

Estas son las confesiones de Álex Moreno, uno de los cinco mejores actores que tiene hoy la industria porno colombiana.

Ser actor porno es el sueño y fantasía de muchos hombres. Poder llegar a ese punto de ser muy reconocido por estar con muchas chicas. Pero de una manera más seria y profesional porque en realidad yo tengo mi vida por aparte.

Hacer una escena no es llegar, parar el pene y meterlo. Todo es con un poco más de sacrificio. Convertir esa personalidad morbosa en algo más productivo. (Porno para dummies)

Siempre trato de pensar en cosas que me gustan a mí. La posición que puedo tener en esa escena, en ese lugar y con esa actriz. Qué diálogo se puede crear y así se va creando la historia.

Para este trabajo hay que tener un nivel de morbosidad alto. Me excita pensar en mi posición, si quedaré bien en una penetración, cómo será más rico, cómo saldrá mejor.

Con este trabajo mi vida sexual ha mejorado porque uno aprende muchas cositas. Por ejemplo, a utilizar las manos, la boca. Disfrutar mi vida sexual con mi pareja es mucho mejor, nos ha beneficiado esto de la actuación.

Tengo 27 años y llevo menos de un año en esta industria. Llegué por casualidad, tiempo atrás había llenado el formulario para ser actor porno en la plataforma 1726casting.com. La gente piensa que es fácil entrar, pero ellos se fijan en el estado físico de las personas porque hay que aguantar largas jornadas y sobre todo en la salud mental. Gente despierta que se comunique bien.

También hay muchas estafas en esta industria. Acá jamás me pidieron fotos desnudo. Y sólo trabajan con personas mayores de 20 años que no consuman alcohol ni drogas. También les gusta que uno sea deportista. (Las nuevas categorías del porno que tiene que ver)

Antes de todo esto era domiciliario en un restaurante de pizzas y daba clases de baile en los hostales de Medellín. Ahora hago porno y monté mi propia empresa de artículos de aseo con mi familia.

Pero llegar no fue fácil. Tuve que hacer un casting. Un trío: hombre, mujer, hombre. Yo sólo hago porno heterosexual. Él era el actor principal y yo el “ayudante”. Ya con los consejos que él me dio, salió todo muy bien. Para la tercera escena ya era el actor principal.

Mi pene no es muy grande. Mide 20 centímetros pero es muy cabezón. (Qué tan bueno es tener el pene grande)

Todas las escenas en el porno van de de suave a muy agresivo. Ahora hago parte de tres series muy importantes: Tu venganza (porno hardcore), Carne del mercado (retrata el sueño de un hombre que se quiere comer a una empleada y hace con ella lo que quiera) y Santa latina (es un poco más divertido, más alegre). Carne del mercado es mi favorita porque toca improvisar, sacar diálogos relacionados al lugar donde estamos grabando.

Mi orgasmo siempre depende de mí morbosidad. Las escenas siempre tienen un tiempo y uno tiene que durar. Además grabamos y tomamos fotos. A la hora de eyacular siempre pienso en las cosas que me ponen caliente para así llenar de leche de ostras a la actriz.

El tiempo de una escena puede demorar entre dos y cuatro horas.

Lo más difícil es concentrarse y llegar al punto de recibir órdenes en medio de tanta calentura. Por ejemplo, el director dice de un momento a otro: ¡Es hora de hacer fotos! ¡Tiene que cambiar de posición! Y yo siempre debo tener la erección ideal, y el entrenamiento mental para cada momento de la grabación. (Lo mejor es que no se depile ahí abajo)

Soy católico y tengo novia hace un tiempo. Al principio fue muy complicado y tuvimos muchas peleas, pero después nos fuimos acomodando.

En este trabajo obvio que se disfruta el sexo. Hay que hacerlo porque no es solo la penetración. Pero al mismo tiempo hay que seguir un guion, pensar. Estar atento a las cámaras, las luces. No quedarse callado.

Soy deportista. Hago parte de la Selección Colombia de rugby subacuático. El deporte me da mucha fuerza y así me mantengo en forma. Estudio ingeniería y además no solo grabo mis escenas porno, sino que me gano un dinero extra subtitulando al inglés cada una.

 

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.