Una película porno sin música es como comerse un helado con el empaque. Claro, muchos dirán que sólo basta con oír los gemidos de Sasha Grey para ver cómo se erizan hasta los vellos del dedo gordo del pie, pero no nos digamos mentiras: el porno no es sólo para onanistas solitarios, sino también para parejas, para darle picante a un matrimonio de diez, veinte o treinta años de monotonía. (Por qué ver porno puede mejorar su erección)

Hay que tener en cuenta que para una mujer los gemidos de Sasha Grey pueden ser un tanto inverosímiles. Así que la música del porno es clave para qeu el cine XXX pueda disfrutarse mejor en pareja. Y bueno, también para poner en medio de una fiesta aburrida a la que se le quiera dar un nuevo rumbo. Acá le tenemos algunas que seguramente funcionarán:

1). Berceuse Aux Étoiles, de Jean Duez (1896). Este tema tierno con voz de tenor acompañó a la que es, al parecer, la primera película porno de la historia, Le Coucher de la Mariée. Proyectada en París, en ella la bailarina de cabaret Louise Willy se quita la ropa detrás de un biombo para que un caballero de corbatín no la veo. Esta puede ser la canción ideal para cuando todo termina.

2). Deepthroat Soundtrack (1972). Encontrar este álbum en CD puede ser una misión imposible. Hoy, al escribir este artículo, entré a eBay y vi uno disponible en Australia y cuesta 328 mil pesos colombianos. Los artistas que compusieron la música son desconocidos, porque el productor fue Anthony Peraino, un mafioso de la familia Colombo que pesaba 150 kilos. La música es una mezcla de funk y acid jazz, con algunos temas disparatados como Do You Know the Way to San Jose. (Erika Lust, la mujer que hace el porno más deseado del mundo)

3). Debbie Does Dallas (1978). Porristas. No se necesita nada más en la vida. Alguien llamado Gerald Sampler compuso la música, ideal para bailar (o tirar) con afro (arriba y abajo). Puede ser, sin duda, la mejor banda sonora que haya tenido una película porno. Esta película fue el primer gran éxito de ventas en VHS, con más de 50 mil copias vendidas. Su influencia en la cultura pop ha sido tan potente que en 2002 se estrenó su versión en musical de Broadway.

4). Todas las películas de Andrew Blake. Un español llamado Raoul Valve hace la música para Andrew Blake, un director porno de mediados de los años ochenta que es famoso por hacer películas muy sofisticadas, con joyas, ropa de diseñador y película de 16 mm. Aquí la música toma un poco del acid jazz pero se va a ondas más electrónicas, tipo ambient y new age. Quizá la película con mejor banda sonora es Justine, en la que sólo hay escenas lésbicas (la mejor, sin duda, es un juego entre Justine y Aria Giovanni regándose entre sí cera de velas). (Así se hizo el video porno de Alejandra Omaña)

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.