En Japón hacia el siglo VII a.C cuando alguien cometía un delito era común que recibiera un castigo. O sea si alguien robaba, le quitaban todos sus bienes. Y el castigo para la infidelidad, por parte de una mujer, era el Bukkake. Ella era atada a un poste en la plaza principal del pueblo y todos los hombres del mismo lugar, podían eyacular sobre ella sin ningún reproche.

Y si quiere aprender más: Cómo dar un beso muy placentero

Esta práctica fue desapareciendo con el tiempo y dejó de implementarse como castigo. Sin embargo, a finales de los años 80 y principios de los 90, tras la censura del coito y el vello púbico en las producciones japonesas, la industria pornografía entró en quiebra.

Así que para no dejar de generar ingresos, pretendían buscar con ayuda de creativos importantes prácticas sexuales llamativas al público y que a pesar de la censura impuesta, pudiesen realizarse y generar ganancias. Fue así como el bukkake volvió a popularizarse pero esta vez como práctica sexual y no como un castigo.

Aprenda todo sobre: El beso de Singapur

Hacia el año 2001 importantes productoras japonesas empiezan a hacer pornografía bajo esta práctica. Shuttle Japan, fue la primera productora japonesa en postular este tipo de pornografía constituyéndola como una marca

Con el tiempo, el Bukakke se popularizó tanto en Japón que hoy en día es una categoría de la pornografía muy consumida.

Y para que lo entienda mejor, se trata de una práctica sexual, donde varios hombres eyaculan sobre la cara de una mujer. Suele ser común en encuentros sexuales como el Gang Bang y las orgías.

Los hombres que la llevan a cabo dicen que lo que más disfrutan de la práctica es el poder controlar sus orgasmos a partir de la masturbación y ver como una mujer está dispuesta a disfrutar de sentir su semen sobre la cara, llegando a incluso saborearlo.

Vea también: 20 Cosas que hacen a un hombre buen polvo

Aunque también comentan que una de las cosas que poco disfrutan durante el desarrollo de la práctica es tener que masturbarse simultáneamente con varios hombres.

Si usted disfruta llegar en la cara de su pareja, a lo mejor ésta sea una práctica que pueda disfrutar si le gusta frecuentar orgías, encuentros Gang Bang o bares swinger.

Los servicios sexuales que comúnmente se ofertan en zonas de tolerancia también contemplan este tipo de prácticas, se reúnen varios amigos y pagan a una mujer hermosa por recibir sus eyaculaciones. Así mismo hay mujeres que lo piden a sus amigos solo por disfrutar.

Derecho de autor: dml5050 / 123RF Foto de archivo

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.