Pasaba mis días buscando una oportunidad en el cine porno internacional, solo que, a diferencia de cualquier empleo, aquí se necesita un casting y no una hoja de vida. Para las actrices convencionales, es aquella presentación en la que se deben esforzar por alcanzar el rol que desean interpretar, teniendo en cuenta siempre una sonrisa de reina, llevando con simpatía ese momento y esforzándose dramáticamente de acuerdo con lo que desean protagonizar. Esto equivale a una entrevista de trabajo: su mejor vestido, maquillaje impecable, peinado, acompañados de la personalidad arrolladora para ganar esa opción que hará de esa mujer la actriz famosa que quiere ser.

Para una actriz pornográfica existen varias maneras de encontrar el camino del éxito. Este camino no está asegurado y puede tener desde una competencia tan ruda como la de conseguir un empleo en una cadena de almacenes, hasta ser estafada con agencias de empleo piratas. Cada vez que te acercas a una productora de cine porno, ve con la certeza de que todos los hombres de distinta especie que estén allí quieren probar las mieles de tu interior y sin siquiera preguntar si vienes sedienta y se te puede ofrecer un vaso de agua, lo que vende el sexo es el morbo, y una actriz tiene que saber provocarlo con una sola mirada.

Una mujer debe prepararse con sus mejores trajes, pero no ese sastre que solo se pone en ocasiones especiales: el porno se ejerce con las mejores ropas que tenemos, nuestra propia piel, y con toda la vagina (o el pene, en su defecto) a la luz de estos espectadores hambrientos y listos para verlos en acción. Hombres como Pierre Woodman, con sus famosos castings o detrás de escenas, que logra que mujeres europeas lleguen a su habitación de hotel, le hablen de su intención de ser famosas y él, sin ningún reparo, comienza unos tocamientos que continúan con sexo oral y terminan con una sesión de sexo que cualquier película envidiaría. Todos estos castings, que son una real mentira, ya se han pagado con anterioridad a estas mujeres, conocen de antemano el papel que van a representar y termina esto en películas que ya suman 7000 y ganancias muy altas para el bolsillo de este director.

En mi caso personal, siempre voy con vestido muy corto, ropa interior salvaje pero no vulgar, y los tacones más altos y destapados que tiene mi guardarropa, para así ofrecer el morbo necesario desde el principio. Mi agente, que en este caso se llama Bud Lee, dedica un día completo conmigo para visitar las agencias de Valley, ciudad donde se encuentran las más prestigiosas productoras de casting como Brazzers, New Sensations, Digital Playground y Penthouse. Vamos en un auto de la agencia con el logotipo pintado L.A. Direct Models.

Todas las productoras cumplen el mismo protocolo de papeles en los que te piden nombre real, medidas, edad, nombre artístico, contacto y se anexa una forma continua o entrevista escrita que tiene discriminadas las condiciones reales en las que estoy dispuesta a trabajar y, a medida que se va llenando este currículum tan especializado, las opciones son más complicadas de satisfacer: 1. Sola: tocamientos o provocando con juguetes sexuales como los vibradores; 2. Handjob: masturbar al compañero con la mano, de una manera provocativa para el espectador de la película; 3. Blowjob: lamer y chupar de manera excitante al compañero de escena; 4. Girl-Girl: escena de lésbico mujer con mujer, una de mis preferidas; 5. Boy-Girl: escena de hombre-mujer con penetración vaginal; 6. Boy-Boy-Girl: dos hombres con penetración vaginal alternada a una mujer; 7. Anal: penetración anal, y para todos es sabido que es mi fortaleza profesional; 8. Doble penetración: penetración anal y penetración vaginal al mismo tiempo; 9. Doble vaginal: dos penetraciones en la vagina; 10. Interracial: con personas afro; 11. Swallow: filmación tragándose el semen del compañero de escena; 12. Squirt: filmación con eyaculación femenina; 13. Cream Pie: filmación con eyaculación del hombre dentro de la mujer, y cabe anotar que nunca hago esta escena. 14. Doble anal: doble penetración anal, nunca lo he realizado pero estoy loca por probarlo.

Además, se hace una selección de actores con los que le gustaría o le disgustaría trabajar.

En el interior de lo que realmente es un estudio profesional, piden que te quites toda la ropa y miran en detalle, con cámara en mano, el registro de tu piel y del cuerpo, tomando distintos ángulos: por la espalda, por delante, por los lados, para luego despedirse con un “puede vestirse y pronto nos pondremos en contacto con usted”. En este caso, mis fortalezas son mi dérrière y el nombre de mi esposo, que han hecho que yo cuente con un trato preferencial.

Para quien quiere lanzarse al porno, su futuro será prepararse para un acompañante desconocido en el rodaje. Mientras se empieza en este negocio se van conociendo los compañeros de trabajo. Lo importante aquí es el lema: ‘Sin pago no hay placer y filmación, menos’.

Lea el blog Relatos de una actriz porno http://comunidad.soho.com.co/t5/RELATOS-DE-UNA-ACTRIZ-PORNO/bg-p/escritosactrizporno

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.