Les escribo porque, a la hora del sexo, soy el que hace todo el trabajo. Y cuando le pido algo a mi novia, me dice que no tiene ganas o me promete que lo hará la próxima vez. (¿Qué hacer cuando su novia no le quiere hacer sexo oral?)

Una de las claves para lograr una relación sana es entender lo que cada una de las partes considera justo. Pero eso no quiere decir que la reciprocidad sea una ciencia exacta. Es decir, en temas sexuales no es bueno que usted o su pareja se echen en cara quién hace más o quién lo hace mejor.

Cada relación tiene sus dinámicas y es muy común, por ejemplo, que a alguno de los dos le guste más practicar sexo oral, o incluso recibirlo. Además, los gustos sexuales suelen cambiar, lo que significa que su novia se puede volver más colaborativa con el tiempo. Así las cosas, sigan conociéndose en la cama, y si nada cambia, siga el consejo de los expertos: cuéntele cómo se siente.

Laurie Watson, acreditada terapeuta sexual estadounidense, asegura que solo pueden pasar dos cosas después de tener una charla de ese estilo: o la relación mejora de inmediato o se acaba en cuestión de meses. No tenga miedo de afrontar la situación, pero asegúrese de reiterarle a su novia el compromiso que tiene con ella, con la relación y con brindarle lo mejor en la cama. (¿Puede una mujer llegar al orgasmo con el sexo anal?)

Eso sí, déjele claro que usted espera lo mismo. Ahora, si ella no es muy receptiva, es hora de que piense qué tipo de relación está buscando cada uno. Acuérdese de que muchos de los problemas de las parejas empiezan en la cama. Así que actúe antes de que sea tarde.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.