En mi experiencia como consejera sexual, uno de los retos más grandes ha sido enseñarles a las mujeres a conseguir un orgasmo. Es escalofriante pero hay muchas que nunca han tenido uno. Y aunque la experiencia orgásmica varía de mujer en mujer, la mayoría logra alcanzarlo uno cuando el tiempo del coito se ha prolongado, su pareja está a punto de eyacular y hay mucha excitación.

Lea también: El simulador de sexo oral que todo hombre debe probar

La mejor forma de enseñarle a una mujer a tener un orgasmo es con la masturbación. La penetración es deliciosa, pero sin la estimulación del clítoris rara vez se llega al clímax. Algunas mujeres más osadas se masturban en sus camas casi que a diario antes de dormir, mientras que otras con pensamiento y creencias más conservadoras prefieren no hacerlo considerándolo una tarea única del hombre.

Existen puntos de estimulación sexual –muy efectivos– con los que usted puede jugar, incrementar el placer en ella y hacerla llegar al orgasmo más fácil. ¿Le gustaría ser el primer orgasmo real de su pareja? Entonces siga estos consejos:

-Busque tiempo y un lugar cómodo para ella. El orgasmo femenino merece mucha concentración y comunicación.

-Busque ayuda extra. Los multiorgásmicos son una buena opción. Hay uno muy bueno de la marca Mundo Sen, pues son más mentolados que la mayoría. Otra excelente idea es incorporar un lubricante a base de cannabis ¡Es la locura! relaja al máximo la zona vaginal, promueve la lubricación natural y prolonga los orgasmos hasta 15 minutos.

Lea también: ¿Cómo hacer garganta profunda sin que a ella se le vayan las luces?

-Corte sus uñas y lave sus manos. Así evitará sangrados y alteraciones en el pH vaginal.

-Pregúntele qué le gusta y aprópiese de esas recomendaciones. Es clave saberlo porque, si en algún momento, usted hace una mala maniobra, puede tenerlo en cuenta y mejorar el momento.

-Es importante que usted sepa que el nivel de excitación en las mujeres es como una escalera. Se incrementa con el tiempo a medida que todo surja sin inconvenientes. Cualquier cosa que nos incomode o nos distraiga durante cualquier práctica sexual, hará que baje el nivel de excitación. Además, podemos llegar al clímax varias veces, así que no se conforme con el primer orgasmo, el segundo será aún más fácil de conseguir.

Lea también: Todo lo que debe saber de una mujer multiorgásmica

-Durante la masturbación promueva la estimulación en 5 puntos claves:

El clítoris: la estimulación del clítoris puede hacerse en varias formas, lubricando un dedo con saliva o lubricante (ojalá caliente o a base de cannabis) y rodeando el clítoris sin levantar en capullo. Recuerde que el clítoris es muy sensible y una mala estimulación, hará que el momento se enfríe. También puede mantenerlo presionado (suavemente) mientras masajea de forma circular.

Lea también: Consejos prácticos para masturbar a una mujer

El punto U: es una zona erógena de la que no se habla mucho. Aún no existe documentación científica que esclarezca cómo debe estimularse. Pero por su cercanía al clítoris, los orgasmos son bastante placenteros. El punto U se encuentra en la uretra, su manipulación es placentera porque ejercer estimulación sobre las glándulas Skene, las productoras del squirt.

Su estimulación debe hacerse con dos dedos (el anular y el corazón). Se puede hacer la misma rutina que se practica con el clítoris.

La vagina: es la estimulación orgásmica más común, es la menos placentera. Sin embargo, a muchas mujeres les excita. Usted puede introducir sus dedos en la vagina, use dos o tres, intente no moverlos de adentro hacia afuera, eso puede maltratar. Hágalo sin sacarlos, contrayéndolos (como diciendo ven aquí), muy rápido y con fuerza.

Durante la masturbación también puede ayudarse con juguetes sexuales, ojala gruesos y con vibración.

Lea también: Las partes más efectivas para besar a una mujer

El punto G: concretar el orgasmo en este tipo de estimulación es muy sencillo. Debe sumergir sus dedos en la vagina, hasta encontrar en la parte superior, cerca al hueso pélvico, una pequeña protuberancia, una especie de “bolita”. Esa bolita debe estimularse, hasta hacerla crecer, cuando ya la sienta del tamaño de una almendra, debe masturbar contra el hueso pélvico, como si intentara explotarla. Al lograr “explotarla” consigue el orgasmo.

Los pezones: este tipo de estimulación produce orgasmos extraños y son muy difíciles de conseguir. El orgasmo es producido por la constante estimulación de los pezones. Es extraño porque se siente en los senos, los pezones se tornan muy duros, la mujer se retuerce y los senos quedan muy sensibles a cualquier tipo de manipulación.

Derecho de autor: bialasiewicz / 123RF Foto de archivo

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.