Son muchas las preocupaciones sexuales que tienen los hombres. La mayoría impuestas por la pornografía y las exigencias de mujeres con poca experiencia sexual.

Lea también: Un mal polvo según Mabel Moreno

Culturas, como la china antigua, proponen dejar a un lado las preocupaciones sobre la apariencia del pene. Y prefiere que se piense en su fortalecimiento y erecciones. Para así aumentar el placer del hombre y su pareja.

Así nacen las prácticas sexuales taoístas, básicamente proponen ejercicios diseñados especialmente para cultivar la energía vital y sexual.  Esto mejora el funcionamiento sexual de mujeres y hombres. Para que lo tenga a la mano, le traigo los ejercicios más famosos para que usted se anime a practicarlos.

Recomendaciones iníciales:

Alimentarse de manera saludable.

Realizar ejercicios físicos.

Realizar ejercicios Kegel, que le ayudarán a fortalecer los músculos pélvicos.

Visitar al médico y comentar los ejercicios que quiere empezar a realizar, para recibir recomendaciones extras.

Los ejercicios no deben producir agotamiento, si lo hacen, debe detenerse.

Para aumentar la fuerza del pene

Debe sostener pesos pequeños con el pene erecto para aumentar su fuerza. Puede atar dos objetos pequeños a su pene con una cuerda de 10 a 12 centímetros: uno en la base del pene y otro cerca del glande. Ambos deben pesar en total unos 120 gramos.

Lea también: ¿Qué es el beso del payaso? ¿por qué practicarlo?

Se sugiere levantar este peso de 20 a 40 veces al día.

Puede subirle un poco el peso a medida que aumente su fuerza. Pero no exagere, ni se esfuerce en exceso. No se trata de una competencia, tenga presente que levantar mucho peso puede ser perjudicial para su salud.

Para lograr una erección firme por mucho tiempo.

El siguiente ejercicio fue diseñado por los monjes budistas que pretendían fortalecer sus manos y así romper ladrillos y madera con ellas.

Para hacer más firme su pene, llene un recipiente con arena seca y suave. Cúbralo con un condón y luego – ya erecto – sumérjalo en la arena, como si estuviera penetrando en ella. Hágalo con suavidad y firmeza a la vez, evitando movimientos rápidos y bruscos que podrían ocasionar lesiones al pene (hágalo con amor).

Comience con 20 repeticiones diarias y aumenta poco a poco hasta realizar 100 repeticiones en un día.

Ejercicio para engrosa el glande

Este ejercicio dirige la sangre hacia el glande, logrando fortalecer la erección y  agrandar el glande (adquiere la forma de un hongo).

Tome con la mano izquierda su pene y deslice 72 veces en forma ascendente –desde los testículos hasta llegar al glande– como si lo estuviera ordeñando. Realice movimientos firmes pero cuidadosos, para evitar cualquier lesión. A después hágalo con su mano derecha 72 veces.

Ejercicio para fortalecer aún más tu erección

Se fortalecerá mucho más la erección mediante movimientos de compresión. Gracias a este tipo presión logrará erecciones cada vez más intensas. Comprima (aprieta) el tallo de su pene con la mano izquierda 72 veces – por debajo del glande– hasta que se vuelva duro como una piedra. Apriete ahora su pene 72 veces con la mano derecha.

Lea también: ¿Cómo dar un beso negro muy placentero?

Para desensibilizar el pene y estabilizar su forma y dureza

El ejercicio de desensibilización también fortalece y aumenta el glande. Mejora además la forma y firmeza de todo el pene. Además, le permitirá lograr orgasmos más intensos.

Muchos se preguntarán ¿para qué desensibilizar el pene? En ningún caso se trata de impedir que se perciba placer sexual en el glande o todo el pene. Los maestros taoístas lo hacían con el propósito de retrasar la eyaculación y mantenerse activos por más tiempo durante el encuentro sexual.

Gracias a esta práctica podían satisfacer mejor a sus parejas y ellos mismos disfrutar más del sexo. Si usted eyacula a los pocos minutos después de haber penetrado, este paso a paso es esencial para usted, porque le ayudará a evitar la eyaculación precoz.

Siéntese en una silla, abra sus muslos y coloque la planta de sus pies firmemente en el suelo.

Agarre su pene por la raíz con la mano izquierda – cerca de su hueso púbico – y muévalo enérgicamente 72 veces de un lado a otro, hasta que el glande toque tus muslos.

Mueva ahora enérgicamente su pene 72 veces de un lado a otro con su mano derecha.

La clave es realizar este ejercicio con energía, pero evitando siempre que cause daño o dolor.

Derecho de autor: andreypopov / 123RF Foto de archivo

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.