Los tipos que son ‘polvo de gallo’ o eyaculadores precoces son más comunes de lo que se cree. Yo también he vivido explicaciones como, por ejemplo, “a mí nunca me había pasado”, “te juro que es la primera vez”, “me excitaste demasiado y no lo pude controlar”, etcétera. Y lo que la experiencia me dice es que es algo más mental que físico. No es un problema del pene. Todo está en la capacidad de saber controlar la mente cuando se siente el deseo de la eyaculación. Voy con el primer consejo: si tiene ganas de venirse, pare y cambie de posición. Esto permite un tiempo de distracción que previene el orgasmo. El segundo consejo es recurrir al sexo oral e incluso a vibradores para que su pareja esté feliz en la cama antes de la penetración.

Sé que también hay medicamentos para tratar este problema, pero puedo decir que se da más por algo psicológico como el estrés, la depresión o incluso una ‘tusa’. La mejor recomendación –ahí va mi tercer consejo– es buscar ayuda con los especialistas. Recomiendo, también, no deprimirse ni compararse con las largas faenas de los actores porno. Ellos son expertos en la eyaculación retardada porque –lo sé por experiencia– cuando no quieren venirse piensan en otras cosas como ‘la abuelita’, o algo que no les genere excitación. Ellos, y usted también puede hacerlo, sacan el pene de la vagina para acariciar el cuerpo de su pareja, bajar la excitación un poco y ahí sí seguir de nuevo.

Si es la primera vez que va a estar con su pareja, sí es bueno que le cuente a la mujer de su problema justo antes de empezar, porque así ella le podrá ayudar a manejarlo de tal forma que no sienta tanta presión por la eventualidad de no durar mucho tiempo. Evite que ella se haga encima porque es la manera más fácil de hacer venir a un hombre y, si es necesario, con sus manos cójala con fuerza de las caderas para evitar movimientos demasiado estimulantes que lo lleven a eyacular muy rápido.
Sugiero que empiece por hacerse encima de ella.

Hay hombres que no son eyaculadores precoces pero sí suelen pasar por esta vergüenza la primera vez con una mujer diferente. En ese caso es más fácil lidiarlo porque después del primer orgasmo, ya no hay tanta ansiedad y lo que viene ya es normal.

Una recomendación final es que nunca debe de sentir vergüenza por este problema y lo mejor es buscar ayuda, si es necesaria, porque sí hay soluciones para ello y mejor si lo hace en compañía de su pareja.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.