El negocio de vender y comprar calzones sucios lleva más de 20 años en el mercado. Todo gracias a los japoneses quienes fueron los creadores de esta nueva tendencia. Para comprar cucos usados en Japón hay máquinas dispensadoras hasta en centros comerciales; mientras que en cualquier otro país la única opción segura es por internet. Además, si usted es un posible comprador debe saber si es de los hombres que se excita con el olor de la ropa interior sin lavar. (Fetiche: Mujeres en tacones)

Descubra por qué a los hombres les gusta el olor a sexo

Que los cucos de las mujeres tengan algún olor es algo normal y natural. Pero la ropa interior que más se compra y la que más ha tenido éxito en internet, es la que tiene el olor normal de la vagina, además que guarde el sudor y también la que se envía con residuos de flujo vaginal. El calzón más barato esta en 60 mil pesos pero hay hombres que pagan por sus fetiches más de 300 mil pesos si adicional tienen residuos de la menstruación. 

Una de las páginas que más vende prendas usadas es pantydeal. Para ellos lo más importante es la seguridad de sus clientes y además garazntizan a sus clientes que la experiencia que van a obtener es exótica y divertida. La página actualmente cuenta con más 25 mil usuarios y dice que los cucos que usted compra son de mujeres de todas las edades. (¿Qué es el beso del payaso? ¿Y por qué practicarlo?)

En la industria de venta y compra de cucos usados se cree que ‘Orange Is The New Black‘ disparó las búsquedas en internet. La serie se desarrolla en una prisión y sus reclusas buscan la opción de ganar dinero extra vendiendo sus calzones. Para Katia Ehlert, la creadora del portal Secret Panties, no todos los hombres buscan cucos sucios y con residuos de mujeres, algunos hombres solo quieren oler, desear y disfrutar de la fragancia de otra persona que no sea su pareja. (Fantasías y experimentos sexuales que todo hombre debe hacer antes de morir)

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.