Es normal que los hombres, en algún momento de su vida, tengan problemas para controlar su eyaculación.

Por lo general, las situaciones que con mayor frecuencia provocan una eyaculación precoz son: periodos de abstinencia prolongada, la hipersensibilidad del glande, frecuentar prestadoras de servicios sexuales, el miedo, una reciente circuncisión, la inflamación de la uretra o la próstata a causa de alguna infección, tener el frenillo bastante corto y la costumbre de dedicar poco tiempo al encuentro sexual. (Las mejores posiciones sexuales para que una mujer disfrute del sexo oral)

Algunos hombres implementan estrategias que más que ayudar a superar el problema, lo empeoran. Por ejemplo, masturbarse previo a un encuentro sexual, pensar en la suegra mientras tiene sexo, contar ovejas.

Es importante entender que un buen desempeño sexual depende mucho de la forma en la que seamos capaces de controlar nuestro cuerpo e interpretar las sensaciones.

Lo ideal es que el sexo se disfrute y se interprete a su propio ritmo. Por eso, en este artículo tengo para ustedes cinco estrategias que lo ayudaran a controlar su eyaculación:

  1. Implemente la técnica de “Masters y Johnson”

Con los dos apellidos Masters y Johnson se conoce popularmente al matrimonio formado por: el famoso ginecólogo William Masters y la sexóloga Virginia Johnson. Ambos se dedicaron a estudiar y explicar la respuesta sexual humana e hicieron famosa la técnica: “Masters y Johnson”. (Curiosidades de la vagina que tiene que saber)

Cuando usted sienta que está cerca del orgasmo, apriete la cabeza del pene durante 5-10 segundos y así la eyaculación se retrasará. Puede perder la erección, pero asimismo se puede restaurar fácilmente. Es un método muy efectivo para aprender a controlar el tiempo de coito en cama. 

  1. Controle su respiración

El maestro Mantak Chia, conocido por la enseñanza de la práctica sexual consiente en pareja, el propone diferentes formas de respirar en pareja para evitar una eyaculación rápida y fomentar orgasmos en los hombres mucho más potentes. Uno tras otro. Él propone inhalar mientras la pareja espira y espirar mientras la pareja inhala. La respiración debe ser profunda, la idea es oxigenar el cerebro y todas las células de nuestro cuerpo para un mayor control del mismo. (Lo qué realmente importa del tamaño del pene) 

  1. Entrenar los músculos pubococcígeo (PC):

Estos músculos se encuentran entre los genitales y el ano. Son los que controlan el flujo del semen en la eyaculación. Estos ejercicios son también conocidos como Kegel, pueden realizarse durante la penetración para controlar el flujo de sangre en el pene y prolongar el coito. 

  1. Busque una posición que disminuya la sensibilidad de la estimulación

Para cada hombre es diferente. Todos tienen diferentes curvaturas y tamaños, pero se conoce popularmente que poniendo la mujer encima y dando la espalda es una forma de controlar la estimulación del glande en la penetración.  

Como consejo le recomiendo buscar posiciones donde la fricción del coito no sea tan fuerte. Si ella está en cuatro, abra sus piernas; si ella está en cucharita busque un grado de inclinación en donde la fricción del glande no sea completa. Así con sus posiciones sexuales favoritas. 

  1. Si llega no hay problema, pero no la deje iniciada 

La queja de las mujeres, frente a la eyaculación precoz, es la sensación de “quedar iniciada”.

Incluya juguetes a sus relaciones sexuales o implemente prácticas sexuales, donde usted pueda lograr una nueva erección y ella no se aburra. 

Por ejemplo, sexo oral, la masturbación, el fisting, o juguetes como estimuladores de clítoris, o bombas que promuevan una nueva erección. 

Quien se limita es usted, la sexualidad tiene alternativas para todo.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.