Dentro de la nueva ola de vida equilibrada y saludable, las personas han decidido incluir nuevas hábitos sexuales. La única intención es mejorar el flujo de energía vital y así evitar enfermedades y obtener un mejor desempeño en el día a día. (Mitos y soluciones para un eyaculador precoz)

Textos milenarios chinos y taoístas proponen que eyacular es sinónimo de drenar la energía vital del hombre. Cuando el hombre eyacula queda cansado y necesita reponer energía con una pequeña sesión de sueño, en ocasiones le pide a su pareja un masaje o toma bebidas energéticas para continuar su día.

Y no sólo pasa en los humanos, existen especies donde el macho muere después del coito. Por ejemplo, el salmón, pone sus huevos y muere una semana después. Lo mismo pasa con algunos insectos, ranas y lagartos. (Lo que realmente importa del tamaño del pene)

Pero vamos al asunto que nos interesa. La propuesta es hacer peaking. En resumen podría decirse que es una práctica taoísta que le propone al hombre evitar la eyaculación. El único objetivo es que el flujo energético de su cuerpo sea más consistente, permita la cura rápida de enfermedades y un mejor desempeño en las diferentes áreas vitales del hombre como su trabajo, la meditación y el ejercicio.

Esta experiencia también promueve que los hombres aprendan a separar el orgasmo de la eyaculación. Y manipular el placer según las sensaciones que se deseen experimentar.

Los sexólogos Arnold Kegel y Tracey Cox recomiendan esta práctica de autocontrol porque así es posible llegar a orgasmos más intensos y placenteros. Todo como resultado de esperar y tener un mejor control de la excitación.

Nathalie Giraud-Desforges propone que lo primero para controlar el orgasmo es ser consciente de cómo se va acercando, para así lograr manipularlo y mejorar la vitalidad humana. (El placer que puede darle los pedos vaginales)

Si a usted le interesa esta práctica, desea orgasmos más fuertes y controlar la sensación eyaculatoria para mejorar su flujo de energía, puede realizar las siguientes acciones:

-La primera es la más conocida dentro de la línea taoísta se llama: “tallo de jade”, básicamente es retirar el pene aún erecto antes de eyacular en la vagina. (Aunque esto pueda parecer insatisfactorio para una sexualidad orgasmo céntrica, en la práctica del día a día, resulta una forma de conseguir un placer y un bienestar más duraderos).

-La segunda consiste en bloquear la zona del perineo (entre el escroto y el ano, el músculo que se utiliza para detener la orina), con el fin de retener el semen e incluso reabsorberlo. Los taoístas aseguran al reabsorberlo se convierte en una especie de elixir, pero no hay evidencia científica de ello. (¿Siente que su erección no es lo mismo de antes?)

-La tercera es realizar una respiración alquímica (La respiración que practican los cantantes, la profunda y completa) que permite recircular la energía que desciende hacia arriba. Según el Tao es similar a la llamada “respiración de la órbita celeste” y es necesaria la instrucción de un maestro especializado.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.