La piel es el órgano que traduce las sensaciones. Cada centímetro de ella está preparado para ser estimulado. Valen los juegos con los dedos, con el pelo, con los pies y con lo que nuestra imaginación quiera aportar. (Cosas que a ellas más le excita en el juego previo)

Para excitarse hay quienes utilizan masajes. Son considerados una muestra de afecto y de entrega. Hay masajes de pies estimulantes, masajes de cabeza que llevan al paroxismo y masajes de espalda muy recomendables para activar el horno de la pareja.

En el masaje se ve la disposición del compañero sexual, si es atento con nuestro cuerpo, si se fija en los detalles y si tiene ideas para que nos sintamos cómodos. (Los juegos sexuales que todo hombre debe probar)

No hace falta gastarse mucho dinero para dar masajes. Con cremas hidratantes o sin ellas se puede disfrutar en plenitud. El aceite de almendras es de uso frecuente en los masajes porque se desliza muy bien por la piel, es hidratante y su olor resulta agradable en general, pues no es tan dulce como el de otras cremas.

Hay masajes con plumeros delicados o con telas de seda, masajes con las manos mojadas y masajes con aparatos de madera que ruedan por el cuerpo. En realidad, si uno tiene la idea de dar un masaje, se puede ayudar de casi cualquier objeto que esté en casa mientras no sea punzante ni esté a temperatura desagradable. (Las mejores posiciones para que una mujer disfrute del sexo oral)

Una buena idea es masajear con bolas pequeñas de goma o de plástico, o incluso con algún juguete que tenga ruedas y que esté por la casa.

El masaje con el pelo es una técnica no muy conocida pero es tremendamente suave y reconfortante. Cualquier persona que tenga el pelo largo puede hacer caricias con él sobre la espalda o la piel de su pareja, y genera una sensación diferente que puede ser placentera si se hace con suavidad. (Cinco cosas que más debe hacer en el sexo)

Para dar un masaje no es necesario hacer grandes inversiones en formación, basta tener un poco de sentido común, pues lo que se busca es relajar a la pareja y no presumir de conocimientos de anatomía.

Si decimos que vamos a dar un masaje relajante, que sea eso lo que damos, ya que los masajes que quitan contracturas son de otro tipo y merecen más estudios y preparación.

Si se vigila en no presionar la columna ni las cervicales y solo acariciamos la piel de nuestros compañeros, no tendremos ningún problema ni generaremos lesiones. Si nuestra pareja desea que le quitemos los “nudos” o las contracturas, en ese caso lo mejor es llamar a un especialista y olvidarnos de esas tareas. (Los falsos placeres que ha vendido el porno)

Centrémonos en lo que nos gusta hacer, pensemos en lo que podría disfrutar nuestra pareja y hagámoslo; siempre con sentido común y sin riesgos.

Ya tiene unas cuantas ideas para ponerlas en práctica. ¡Ahora a disfrutar en pareja!

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.