La palabra sadomasoquismo es un acrónimo de los términos sadismo y masoquismo. Se trata de  una de las expresiones comportamental más antiguas, que busca experimentar placer a través del dolor. El sadismo  es la obtención de placer al realizar actos de crueldad o dominio, y el masoquismo es la obtención de placer al ser víctima de ellos.

Aunque siempre ha existido,  esta práctica ha estado en furor desde el año pasado debido al impacto que causó la película 50 sombras de Grey (si usted no la ha visto, seguro su novia sí y se la sabe completa).  Y aunque en la antigüedad se consideraba una parafilia, hoy en día es una de las prácticas más implementadas por las parejas para salir de la rutina y hacer del sexo una experiencia aún más placentera.

Si le llama la atención esta práctica lea atento las siguientes preguntas y póngalo en práctica con su pareja. Seguro no se decepcionará.

¿Deben asumirse roles en la práctica?

Sí. Generalmente hay dos roles: el dominado o sumiso, que es quien prefiere experiencias masoquistas, y el dominante o ‘dueño’, que es quien practica el sadismo. Las parejas con más experiencia se fundamentan bajo los principios de la cultura BDSM (Bondage y Disciplina; Dominación y Sumisión; Sadismo y Masoquismo), y por eso establecen estos roles desde un comienzo y los asumen en todas sus prácticas sexuales. Sin embargo, parejas que solo implementan la práctica en búsqueda de nuevas experiencias rotan el rol dentro de la actividad sexual, muchas veces espontáneamente, sin ser conscientes de ello.

¿Debe disfrazarse para asumir el rol?

No necesariamente, depende mucho de la imaginación de la pareja y de hasta dónde estén dispuestos a ser llevados por ella. Sin embargo,  deben saber que la lencería erótica le otorga a la práctica un plus bastante voyerista.

¿Debe doler?

Usted es quien establece la intensidad de dolor que desea experimentar, la sensación placentera producida por el dolor es diferente en cada persona, así que es la persona sumergida en la práctica quien realmente decide si debe doler o no.

¿Qué juguetes sexuales puedo usar?

Esto depende mucho de la experiencia que se tenga en la implementación de los mismos y de lo que en pareja se pretenda experimentar. Sin embargo, los juguetes sexuales más implementados dentro de la práctica son: las máscaras, las esposas, las cadenas, las pinzas para pezones, las mordazas, las cuerdas, fustas y látigos. Haga el intento de usarlos, que con el tiempo le cogerá el tiro y verá que la experiencia es mucho mejor.

¿Existen lugares dedicados única y explosivamente al desarrollo de la práctica?

Actualmente existen clubs privados destinados exclusivamente al desarrollo de este tipo de prácticas, cuentan con todos los elementos de seguridad e higiene sexual requeridos, también habitaciones amobladas con los equipos necesarios. Pero si lo que usted quiere  es un acercamiento al sadomasoquismo para ir conociéndolo, también se establecen encuentros bajo esta temática: fiestas, talleres, charlas, iniciaciones, casi todos a cargo de la Corporación BDSM Colombia.

¿Cuáles son las prácticas más desarrolladas en el goce del sadomasoquismo?

Todas las prácticas sexuales pueden tener un toque sadomasoquista y según  las preferencias de cada pareja. De todos modos la experiencia sadomasoquista  propone algunas actividades casi únicas en su desempeño, entre las que se destacan: La privación sensorial, basada en la premisa de “No ver, ni oír aumenta la sensibilidad corporal”; la inmovilización, que no necesariamente implica infringir dolor, basta con hacerle sentir a su pareja la sensación de no poder liberarse; y los azotes, que deben aprender a impartirse, pues un golpe fuerte y mal dado puede acarrear problemas en la salud de quien lo recibe.

¿Hay alguna norma de seguridad que deba tener en cuenta para practicar el sadomasoquismo?

Cada práctica tiene un protocolo de seguridad: por ejemplo, usted no quisiera estar amarrado a un catre durante un terremoto ¿verdad?, para eso existen los acuerdos o contratos, o sea dejar claro qué le gusta y que no le gusta y dar su palabra al otro de que cumplirá lo acordado. La práctica de seguridad más  “palabra de seguridad”, o sea una especie de santo y seña establecido por la pareja que una vez dicho, inmediatamente deben pararse los roles, sobre todo el del dominante, o sea que no puede continuar ejerciendo dolor en su pareja, pues este no lo tolerará más.

Pero, ¿cómo así? ¿Debo firmar un contrato para hacer sadomasoquismo?

No, a menos que usted y su pareja ya estén inmersos en la cultura BDSM y el sadomasoquismo haga parte de todas sus prácticas sexuales. El contrato, que se puede encontrar en cualquier página con temática sadomasoquista en internet, es implementado para acordar los derechos y deberes que deben apropiarse dentro del rol de preferencia, así como también dejar explicito la cosas que usted no está dispuesto a realizar o no tolera. Las prácticas de seguridad que deben impartirse durante la práctica y los castigos que van a efectuarse.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.