La pezonología, o estudio del pezón femenino, es una ciencia de la que se discute mucho en las reuniones masculinas con términos como ‘tacoeguayo‘, ‘timbrebuseta‘ e incluso ‘huevofrito‘. Sin embargo, poco se aborda en revistas o programas de TV. Ni siquiera en esta, la revista que vive de mostrar pezones, se discute sobre ellos. Debe ser un signo de la doble moral colombiana: mostremos pero no hablemos de lo que mostramos.

Le puede interesar: ¿Cómo estimular los pezones de una mujer?



Pero en el caso particular de los pezones la razón puede ser de tipo sociológico y no moral: tal vez no queramos aceptar como nación que somos un país ‘mortadelo‘.

No se pierda esta selección de tetas en movimiento

El pezón mortadelo es uno de los más reconocibles dentro de la pezonología. Su nombre hace referencia a aquella carne fría con la que se hacen sándwiches en las tiendas de barrio. También es infaltable en los refrigerios miserables de cualquier evento perrata, acompañado de un jugo Hit y una granadilla (si es superperrata dan banano). La mortadela también es famosa por dañarse en las despensas institucionales para luego convertirse en método de control poblacional.



Debe ser por eso que hasta ahora no se ve como motivo de orgullo el que las mujeres tengan a tal carne fría como glándula mamaria, ya que se deben sentir acompañantes de refrigerio perrata, o si la tonalidad es oscura, sentirán que es una mortadela dañada.

Le puede interesar: Los pezones libres de Instagram

Pero no debe ser este un motivo de vergüenza. Todo lo contrario. El pezón mortadelo es un símbolo nacional. Una muestra clara de lo que somos, una característica que nos diferencia de, por ejemplo, Estados Unidos, donde todas las actrices que se desnudan muestran un pequeño pezón ‘timbrebuseta‘, muchas veces sin gracia.



Mirando el topless de nuestras actrices, 8 de las 20 que aparecen pertenecen claramente al club (vea acá la galería), y otras cinco están al borde. Pero no solo hay que quedarse en aquella edición: si hacemos una retrospectiva de la revista veremos que la mayoría de nuestras modelos y actrices tienen esa marca registrada en su pecho. Eso es sabor, esa es la verdadera pasión de Colombia.

Así que sigamos orgullosos la senda que han abierto nuestras actrices: propongo entonces que el escudo nacional cambie los cuernos de la abundancia por un par de pezones mortadelos (uno negro y otro rosado), que el mismo se proclame patrimonio material de la nación y que se saquen nuevos comerciales que griten a viva voz: ¡Colombia: territorio mortadelo!

Le puede interesar: Por qué a las mujeres les da timbre

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.