Cuando llegó mi primera oportunidad en el porno internacional, fui contratada para dos escenas con Brazzers, compañía pornográfica norteamericana especializada en porno gonzo, género que involucra al espectador en la escena sexual. Acá el camarógrafo opera directamente desde la acción o como uno de los actores de la escena. Fundada en el año 2005, Brazzers ha realizado grabaciones en lugares como Las Vegas, Los Ángeles, Miami y Brasil, trabajando los nichos más solicitados del mercado como son ‘Mommy got boobs’ (grandes senos), MILF’s o ‘Mom, I’dlikefuckyou’ (mujeres maduras), ‘Pornstar like it big’ (penes grandes), pornstars famosos y muchas más categorías. Esta compañía se especializa únicamente para internet y ocupa el puesto 309 entre las más vistas. No obstante, este rodaje se presentaría en su portal llamado Mofos, especializado en porno amateur y que curiosamente tiene el lema de ‘First step of every slut’.

Mi grabación se haría en Río de Janeiro bajo la dirección de Jazz Duro, reconocido director por hacer escenas anales muy fuertes en porno hardcore o filmación de sexo explícito con muestra de genitales. Esta primera escena tenía nuevas variantes en mi vida profesional, fue la última en la que usé por prejuicio personal mi nombre artístico ‘Sweet Sugar’ para dar paso a mi nombre verdadero. También empezaba a trabajar con personas que me reconocían en el medio por acompañar a mi esposo, Nacho Vidal, en sus filmaciones, pero era la primera vez que yo actuaría para ellos, en solitario. ¿Por qué trabajaba en esto la esposa de Nacho Vidal, el actor pornográfico más importante? La respuesta era simple: soy una de las muchas personas que viven en la búsqueda del elíxir del mejor orgasmo, cada poro de mi cuerpo llama a gritos al encuentro de la mejor penetración, solo imagino el momento de gemir de placer cuando entre mis piernas sienta el roce del miembro viril más deleitoso que jamás haya conocido, es encontrar el complemento de mi clítoris con el pene más intenso que pueda sentir en mi interior e imagino quién será el actor porno mejor preparado en cada escena, yo disfruto el porno y trabajo para ser la mejor actriz del género. 

Pero ninguna de estas respuestas fue suficiente para el nuevo equipo de producción que me acompañaba. Y, en cambio, lo único que pregunté fue: “¿Quién será mi compañero de rodaje?”. A lo que me respondieron con rodeos: “No te preocupes, lleva trabajando mucho tiempo, es guapo, pero no la tiene como el que tienes en casa”. En ese instante me di cuenta de que sería un actor normal de físico y talla mediana hasta en el pene. Con desencanto, reflexioné que en el porno algunas veces no se logra el éxtasis que se busca, solo es eso, una actuación y, como la vida misma, algunos penes son mejores que otros. 

El día del rodaje comenzó a las ocho de la mañana, con un sol esplendoroso en Copacabana. Iniciamos con el maquillaje y la sesión de foto fija que son fotografías en las locaciones más relevantes de la escena. Se hacen con fines de mercadeo, más puntualmente para el departamento de prensa de Brazzers, pues sirve de material para venderla y promocionarla. Este es uno de los pasos más importantes de la producción, se debe trabajar con las mismas condiciones de la puesta en escena y debe contar con la misma concentración que en el rodaje, no hay flash porque se tiene la misma iluminación de la escena y en este caso es el director quien aprueba cada uno de los encuadres que se realizan. Se hacen fotos todo el tiempo, que me deleitan, porque cuando me empiezo a tocar yo misma me pongo muy ardiente, las cámaras me provocan y si le gusto al fotógrafo, me excito más. Es en este momento donde está asegurada una foto en la que sale mi mejor expresión de verdadero frenesí. 

Todas estas sesiones tienen la misma guía, tocarse las tetas, quitarse la tanga, hacer un topless y lo que se debe dejar son los tacones, accesorio que va siempre. Y así va subiendo la temperatura, cambian las locaciones, se toman fotos en otras posiciones, fotos de piernas abiertas y en estas circunstancias lo mejor es tener la vulva húmeda, aunque si a mí me la piden brillante, prefiero que me la chupen, que metan la cara en mi entrepierna, comiencen a juguetear con los labios de mi vagina, hagan círculos en mi clítoris, suave y despacio, para solo darle rienda suelta a la verdadera acción: la del rodaje.

Siga el blog de Franceska Jaimes  "Relatos de una actriz porno", acá: http://comunidad.soho.com.co/t5/RELATOS-DE-UNA-ACTRIZ-PORNO/bg-p/escritosactrizporno

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.