Piense en esa mujer que lo ha vuelto loco. Ahora juegue conmigo. Dígame si tiene los pies grandes, pequeños o fríos. ¿Cómo es su ombligo? ¿Tiene estrías en la barriga? Diría que es más morena que blanca? ¿Tiene arrugas cuando sonríe? ¿Y su espalda,  es ancha o ligera? ¿Ha visto si tiene tatuajes escondidos? ¿Qué forma diría que tienen sus caderas? ¿A qué huele su pelo?

Lea también: Así se masturban las mujeres

¿Hace cuánto que no lo peina con sus dedos? Si me permite, este es un acto erótico de gran sensibilidad que suele proporcionar una sensación de relajación deliciosa y muchas veces es un preámbulo híper excitante.

¡Muchas mujeres compran aparatos para masajear sus cabezas porque sus parejas no les dan ese placer nunca! ¿Y quiere saber por qué algunas mujeres vamos a centros de masajes? Por la sencilla razón de que muchos hombres no se molestan en aprender a masajear a fondo nuestros cuerpos

¿Sabe a qué huele su mujer?

¿Huele a canela, a flores, a pino o a galleta mojada? Llévesee su olor y guárdelo como un recuerdo para activar la imaginación. Nadie huele como ella. ¿La identificaría entre decenas de mujeres a las que sólo puede oler? Inténtelo.

Es bueno que sepa que su aroma no se compra en ninguna farmacia y que es una esencia exclusiva que tiene mucho que ver en la atracción que ambos se despiertan. La química de los olores es algo que parece inexplicable, pero que es la base de eso que hace que ella y usted se gusten y se deseen.

Lea también: Yo viví con una ninfómana

Una mujer quiere ser conquistada en todos los planos. Para acceder al alma sexual de una mujer es mejor saber activar sus tres canales con C: cuerpo, cabeza y corazón.

Los amantes intelectuales pueden optar por permitirse un romance pasional, una sesión de besos en una bañera, una cena desnudos o un plan que incluya una sesión de orgasmos inspirados en la naturaleza (juego de lobos, de leones, de monos).

Los atletas sexuales también pueden descubrir su faceta de poetas con algo de diversión. ¿Qué tal un verso escrito en sus brazos? ¿Qué tal ir brindando con una palabra que caliente la imaginación de ella cada vez que alzas la copa? ¿Qué tal ir haciendo el abecedario con posturas sexuales entre ambos?

Y los hombres sensibles pueden emplear su cuerpo de una forma que antes no hayan probado. Intentar hacer el amor frente a espejos que reflejen sus cuerpos de una nueva manera puede ser emocionante.

Lea también: ¿Por qué un hombre debe tener sexo con una veterana?

¿Se ha visto ante un espejo mientras hace el amor? Eso te puede resultar excitante, y a ella incluso más. Busque más alternativas de acariciar sus pechos, nuevas formas de recorrerla despacio. Besando los poros de su cuerpo hasta volverla a pintar con caricias. Innove, dígale cuánto la desea en cinco estilos posibles sin pronunciar palabra, dedíquele tiempo a que abra su corazón y su mente y no solo sus piernas. Ámela con todas sus consecuencias.

¡Una mujer desea ser escuchada antes de ser penetrada!

Quiere poder contar lo que le excita, bien con palabras o con esas miradas que dicen más que el mejor discurso. Su cuerpo responde a sus estímulos y no siempre todo lo que le hace le gusta o le da placer. Si alguna vez ha visto que esa mujer a la quien le daba sexo se estaba quedando dormida es porque no la había escuchado bien. ¿Sabe lo que a ella le gusta? ¿Cuántas veces le ha hecho perder la cabeza?

Reconoce su derecho a gozar, a disfrutar y a gemir

Ella es su compañera y tiene ganas de disfrutar del cuerpo y del suyo, de ser estimulada hasta el orgasmo, de conseguir llegar a él con pasión y sin reproches.

Deje que se exprese, dígale cosas calientes al oído si nunca se las dijo, gima con ella para que los vecinos también hagan el amor, hágala sudar con usted y piense que todo lo que hacen juntos es producto de dos cuerpos que se desean, y que cuando lo hacen alegran al mundo. Quítele la vergüenza antes que la ropa y cuando haya pasado por todas estas etapa, abrácela. Mírela fijamente antes de besarla y será inevitable que la vea sonreír.

Todas las mujeres tenemos derecho a prácticas imaginativas. Lo que hace que una pareja arda en la cama es que la llama sigue viva, que las posturas y las propuestas sean creativas. Vuélvase su passion designer, estúdiela, mírela con atención y comparta con ella un sexo más completo y personalizado.

Si lo hace con ella de la misma forma que lo hacía con la anterior, ya puede empezar a incluir nuevos elementos en su receta de amar.

Deje que ella le diga lo que le inspira, deje que ella lo lleve a otros lugares que aumentan su libido. La imaginación es la herramienta que más alimenta el sexo. Permítase tener encuentros diferentes, no todos en la misma cama, rompa con el horario de las 9.30 de la noche, mande al carajo las rutinas y la sucesión de posturas que hacen que todos tus polvos sean gemelos.

¡Saque las sillas, tírese al suelo o a la piscina, pruebe con la mesa de la cocina y deje de pensar que hacerlo debajo de la ducha es complicado!

Cambie su postura, pruebe nuevos ángulos para besar y para llegar a sus cuotas de placer. Pase su lengua por sitios que para usted son desconocidos, pinte con comida sobre sus esquinas, busque una nueva forma de hacerla gozar el orgasmo y dele una experiencia de sensaciones nuevas: una vela de olores dulces, un jabón de ducha que penetre en su piel y la haga sentir diferente, una bebida que estimule sus pasiones, una película que haga encender sus fantasías, un cuento que narre encuentros sexys.

Busque que se sorprenda, ser parte de su placer, y sea cómplice de poder hacerla disfrutar porque su sexo también el suyo y todo lo que haga por ella se lo estará dando a usted.

Derecho de autor: bialasiewicz / 123RF Foto de archivo

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.