Sexo presente vs. Sexo ausente 

Uno de los secretos más poderosos y simples del mega sexo es estar en presencia absoluta, conectándose con el otro y danzando a su ritmo.

Estamos acostumbrados a estar tan desconectados que no sabemos qué significa permanecer presentes. Una manera fácil de entrar en esta onda es hacer contacto visual con la mirada del otro. Al entrar en ‘la ventana del alma’, nos sumergimos en un viaje interior conjunto, observando, presenciando y deleitándonos en la travesía de la exploración mutua. Dos miradas que se unen por un tiempo prolongado generan una profunda sensación de conexión.

Le puede gustar: ¿Y usted se anima a probar el mega sexo?

Una vez se ha dado esta conexión, las formas físicas desaparecen, la estimulación aumenta y se entra en un espacio de mayor intimidad. Muchas veces entramos y salimos de las relaciones sexuales sin intimar y esto deja una sensación de vacío y de insatisfacción.

Cuando nos desnudamos frente al otro – no sólo de prendas, sino de alma – nos mostramos cómo verdaderamente somos y logramos un nivel de compenetración con el otro. Esto hará que la mujer abra su vasija, se relaje y se permita recibir con total receptividad. Usted puede hacerla sentir como la diosa que es, cuando honra su vulnerabilidad, la reconoce con su mirada, y la abraza tal como es.

Le puede gustar: ¿Cómo saber que una mujer está exitada?

¿Cuál es la forma más natural de entrar en el espacio íntimo de una mujer?

Sólo siga su respiración en un ciclo perfecto. Cuando ella inhala, usted la acompaña; cuando ella exhala, usted libera el aire con ella. Continúe haciendo esto de manera consciente, pronto estará creando un circuito de energía que circula entre su cuerpo y el de ella. Este campo se energiza con miradas presentes, caricias, y haciéndole sentir que usted está conteniéndola.

No hay nada más excitante para una mujer que sentirse verdaderamente contenida por la energía masculina… saber que él puede contenerla es un mensaje claro y contundente para ella de que usted tiene la fuerza y la energía sexual que ella requiere para liberar todo su placer y dejarse llevar.

Le puede gustar: Las mujeres también se enamoran con sexo

Cuando la energía sexual se despierta y se sostiene, hay una gran probabilidad de que las emociones represadas afloren. ¿Alguna vez le ha pasado que está haciendo el amor y de repente la mujer comienza a llorar? ¿O le ha pasado que uno de los dos rechace al otro y terminen en una gran pelea? Es muy probable que se trate de una situación pasada, y que no sea nada personal.

Si usted o su pareja comienzan a sentir emociones intensas, permita que el otro permanezca presente, sin involucrarse. Sea un testigo, aquel que observa, manteniendo el espacio para que su pareja exprese y libere esos sentimientos. Practicando estos pasos simples, las emociones represadas encuentran una vía de escape y usted podrá seguir disfrutando de hacer el amor.

En mi próxima columna, tocaré un tema que me han solicitado: formas de darse placer así mismo. ¿Cuáles considera que son las mejores formas de darse autoplacer? Envíe sus comentarios con el hashtag #MegaSexo @By_Marialu en Twitter

 

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.