Cada día es más fuerte la relación entre tecnología y sexo, pero este proyecto es, de lejos, el más revolucionario hasta el momento. Es el Virtual Intercourse with Real People (algo así como “coito virtual con personas reales”). Varias compañías de la industria para adultos se unieron para crear la experiencia sexual más realista posible, y no estamos hablando de ver porno y masturbarse. No, esto va mucho más allá. Básicamente mezcla una muñeca, una página de modelos webcam, juguetes sexuales y un equipo de realidad virtual. Sí, suena complicado y requiere mucho dinero (alrededor de 30 millones de pesos), pero promete una experiencia única.

Lo primero que debe hacer es ir a camsoda.com, donde encontrará unas 300 modelos conectadas todo el tiempo, y escoger su favorita. Luego conectar su muñeca RealDoll (que ya viene equipada con juguetes sexuales de la marca Lovense, como uno que simula el interior de una vagina) y finalmente poner a funcionar sus gafas de realidad virtual. Todo esto produce un entorno sensorial tan inmersivo que es como estar con una persona de carne y hueso. Además está el hecho de interactuar con otra persona en tiempo real y la muñeca le va a dar la sensación de estar tocando a la modelo en ese instante. También está pensada para cumplir sus fantasías sexuales y satisfacer sus deseos más inmediatos. Sin duda no es algo para todos, pero es un avance de la industria que aprovecha todas las herramientas tecnológicas existentes.

Kegel para hombres

Mucho se ha hablado de los beneficios de los ejercicios Kegel, esos que usan las mujeres para fortalecer el suelo pélvico. Pero lo cierto es que los hombres también deberían hacerlos. Además de ser buenísimos para mejorar el control de la vejiga y el intestino, tienen un impacto positivo en el rendimiento sexual. Para hacerlos, simplemente contraiga los músculos del ano, sostenga por cinco segundos y suelte nuevamente. Repita este proceso 10 veces, unas tres veces al día. Ejercicios funcionales como hacer sentadillas, saltar y correr también son muy buenos.

Masturbación en la oficina

Aunque no lo crea, masturbarse en el trabajo es mucho más común de lo que parece. Según un estudio publicado en la revista neoyorquina Time Out, el 39 % de los encuestados admitió hacerlo. El porcentaje incluye tanto a hombres como a mujeres, heterosexuales y homosexuales. Las razones por las que dijeron hacerlo varían, desde antídoto contra el estrés y el aburrimiento hasta la simple excitación en un momento determinado o la implicación en sesiones de sexting.

Mujer con mujer

Según un estudio de Psychology Today, las mujeres no son del todo conscientes de lo que activa sus deseos sexuales. La prueba consistía en ver tres videos porno: uno protagonizado por dos mujeres, otro por un hombre y una mujer y el tercero por dos hombres. Las mujeres heterosexuales dijeron excitarse más con el de la pareja hetero y las lesbianas dijeron que con el de las dos mujeres. Pero según la medición de la excitación genital fisiológica, todas se excitaron por igual con los tres. Eso no quiere decir que las mujeres sean intrínsecamente bisexuales, sino simplemente más flexibles que los hombres.

También debería leer:

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.