Hace un tiempo hice una encuesta para mi libro ‘Sexo sin comillas’. Hablé con muchas personas sobre las cosas que consideran más antisexy. Este fue el resultado:

Calzones talla extra grande para nosotras

Calzoncillos ridículos, marca paquete o tangas

Un beso demasiado baboso o que quiera llegar a las amígdalas

Vea también: Las tendencias sexuales del 2016 que tiene que experimentar

Hablar de trabajo

La vanidad

Hablar todo el tiempo de los niños

Una cremallera abierta en el pantalón

Estar pendiente más del teléfono que de la pareja

La depilación integral

Vea también: Los juegos sexuales que todo hombre tiene que probar

Nombrar los órganos sexuales en diminutivo

Axilas femeninas con pelo

Sudadera

Rascarse

Que no sepa escuchar

Sacarse un moco y untarlo

Hacer cuentas mientras se intenta seducir

Hablar de deportes

Que solo sepa hablar de sus cosas

Llevar medias, y si son blancas, mil veces peor

Encontrarse unas uñas de los pies largas

La manicure en el hombre

Las sandalias con medias

El olor a ropa guardada

Verla sacarse un grano

Vea también: Cosas que hacen a un hombre buen polvo

Que me esperen desnudo

Mal vino

El inseguro

El demasiado morboso

El que tiene demasiado sentido del humor

El chicanero o chicanera

Que resulte vulgar

Olor a orines en el pene

Los rulos

El olor a laca

Tirarse pedos

Dientes sucios

Olor a sudor

Mal aliento

Vea también: Consejos para masturbar a una mujer

Mear fuera de la taza o sentado si eres hombre

Hablar de todas las parejas sexuales anteriores

Chancletas con perritos de peluche

Piyama vieja

Pelo sucio

Hablar como una niña pequeña

La risa estridente

Los apodos cariñosos

Comer haciendo ruido

Vestido infantil

No depilarse

La peluca o el bisoñé

Que se queje

Que se ponga la ropa del ex

El bronceado casi naranja de los rayos UVA

El olor a cigarrillo

Que se equivoquen con tu nombre

El maquillaje excesivo

El olor a alcohol o que vaya muy borracho

La estupidez

La extrema delgadez

Mi conclusión es que todos hemos vivido alguna de estas situaciones y nos ha parecido más o menos sexy, porque todo en el sexo es relativo, personal y no tiene por qué coincidir nuestra idea de lo sexy con la idea de la vecina.

Cada uno de nosotros resulta sexy para alguien, y cada uno es responsable de que esto se dé a conocer. Nuestra misión consiste en aceptar que esto es así.

Que hay tantas bellezas como personas, tantas sensualidades como personalidades y tanto que aprender que se vuelve apasionante descubrir el poder de seducción que habita en cada uno de nosotros.

Derecho de autor: petunyia / 123RF Foto de archivo

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.