Del sexo de fricción al sexo energético

¿Sabía que existe el sexo energético y que está muy lejos de evadir el contacto físico? Normalmente, se relaciona a la energía, con algo que no podemos ver ni tocar, pero ciertamente se puede sentir. Usted ha sentido su nivel de energía alto cuando está vital, con ganas de hacer ejercicio y está apasionado por algo. De igual forma, se siente la energía de los demás cuando somos receptivos. Partamos del hecho que la energía circula por el cuerpo y por eso se sienten los ‘decibeles’ de nuestra propia música interior.

Lea también: En el sexo se vive mejor sin puntos prohibidos

En sexo no es la excepción. Más allá del encuentro físico, se da un encuentro energético cuando dos personas mezclan sus fluidos, sus cuerpos y su alma. Y esas energías que se entrelazan, generan una profunda conexión cuando dejamos que la energía sexual circule por el cuerpo y el de su pareja.

El ‘estornudo sexual’

El sexo de fricción – que consta en ‘entrar y salir’ – es como inflar una bomba hasta que se estalle, darse la vuelta e irse a dormir. La mayoría de las personas suelen alcanzar el orgasmo tensionando los músculos y sosteniendo la respiración para que la energía se mantenga confinada en los genitales. De esta manera, nos estamos perdiendo de lo mejor que nos brinda nuestra sexualidad: la posibilidad de expandirnos en un orgasmo cósmico que circula por todo el cuerpo, y no sólo en los genitales. El sexo basado en la fricción mueve muy poca energía, produciendo un ‘mini orgasmo’, de duración e intensidad limitadas, delimitado a los genitales. ¡Es como tener un estornudo sexual!

Usted puede disfrutar de este tipo de sexo de fricción por un rato, y después hacer una inmersión profunda  en el sexo energético, que no es más que movilizar la energía sutil en su cuerpo, y el de su pareja. Esto eleva su energía sexual, la vuelve menos densa, y hace que ambos se alimenten de una profunda conexión que trasciende el contacto físico. Aprenda a relajar la tensión muscular mientras está en el momento pleno de la excitación. Con la práctica que aprendimos en la columna anterior, usted ya sabe cómo contener más y más energía, usando todo su cuerpo, en vez de conformarse con una descarga genital instantánea. Todo su cuerpo se convierte en una zona erógena. Y entonces el orgasmo se convierte en una experiencia de cuerpo completo, de larga duración y que rompe todos los esquemas!

También le puede interesar: Esto quieren las mujeres en la cama

Cómo evitar la pérdida de energía durante el sexo

La energía se pierde a través de los ojos, la punta de la lengua, los pezones, los dedos de las manos y de los pies, el pene, el clítoris y el ano. Para contener la energía entre usted y su pareja durante el sexo, explore mantener los ojos cerrados o mantenga el contacto visual todo el tiempo; mantenga su lengua en contacto con la de su pareja; haga que los pezones de su pareja toquen alguna parte de su cuerpo; permanezca tocando alguna parte del cuerpo de su pareja; permita que sus pies toquen el cuerpo del otro; junten la planta de sus pies;  también pruebe cerrando el ano de su compañera con un toque suave de su dedo en la entrada del mismo ó contráigalo durante el sexo. Explore cualquiera de estar prácticas para evitar fugas de energía y para experimentar un #mega sexo, que no sólo se basa en el contacto físico, sino en la fusión de almas y energías que aprenden a sincronizarse y a danzar al unísono.

Sintonícese con los ritmos sexuales

El hombre y la mujer tienen diferentes ritmos en su respuesta sexual. Si quiere una mega conexión amorosa con su pareja, es clave experimentar los diferentes ritmos, desde los rangos más salvajes, eróticos y primales, hasta los más suaves, tiernos y de sutil cadencia. Sintonícese con las sensaciones que sienta en su compañera, hasta que ambos alcancen la plenitud sexual. Esté atento a las cuatro fases de exploración sexual. El primer ritmo está marcado por el impulso sexual, el apetito que desata la acción. La excitación es el centro del segundo ritmo y el momento para permitir que más energía circule por el cuerpo de ambos. El ritmo orgásmico es el tercer ritmo, y ambos pueden llegar al tiempo cuando forman un circuito con la respiración (mientras el uno inhala, el otro exhala); y el cuatro ritmo, está marcado por la consumación de toda la energía construida y deriva en el éxtasis de ambos.

Lea también: 59 Detalles que acaban con la pasión de cualquiera

No hay nada más placentero que el sexo energético: es una recarga de vitalidad y una puerta hacia al cuerpo orgásmico. El sexo de fricción es ‘la punta del ice-berg’ de su potencial de placer. Al experimentar este viaje en pareja, a los dos los une, el cuerpo, el alma, y el éxtasis interior.

¿Qué quisiera saber sobre el sexo anal? Envíe sus comentarios a @ByMarialu en Facebook.

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.