La práctica de meter el pene en la boca hasta alcanzar la garganta se conoce como: garganta profunda. A pesar de ser bastante exigida por los hombres, son pocas las mujeres que tienen un buen desempeño y se atreven a complacer a su pareja. 

La mayoría de intentos terminan en accidentes (el más común es el vómito) casi siempre provocados por la ansiedad del hombre, quien medio de su frenesí, toma la cabeza de su amante y controla la situación casi que a las malas.

Lea también: ¿Cómo mejorar el sabor del semen?

Hacer garganta profunda no es fácil. Manejar el reflejo nauseoso (ganas de devolver la comida) y la respiración simultáneamente necesita práctica y concentración, porque si no se hace de manera correcta, se convierte en una situación de mucho estrés. Lo ideal es que ella pueda controlar la profundidad y muchas cosas más.

Las mujeres no nacen aprendidas. Y empezar a controlar las náuseas y la respiración con vegetales o frutas, no es lo mismo (como muchas intentan entrenarse). Por eso, en este artículo quiero contarle qué puede hacer usted para enseñarle a su pareja a hacer garganta profunda.

Controlar la respiración

Muchas veces ellas no logran que el pene alcance la profundidad que usted desea porque por momentos sienten que se quedan sin aire y se atragantan. Esto sucede cuando respiran por la boca.

Para que su pareja aprenda a controlar la respiración durante la práctica indíquele los siguientes pasos:

Debe respirar únicamente por la nariz.

Lea también: La próstata tiene el secreto del orgasmo más poderoso del mundo

Haga que respire profundamente y mantenga el aire en sus pulmones por lo menos 5 segundos. Así varias veces.

Indíquele nuevamente que respiresprofundamente, ponga dos o tres dedos dentro de su boca, bien profundo y sin presionar la lengua. Luego pídale aguantar la respiración por 5 segundos. Retire los dedos y déjela descansar. Hágalo así varias veces.

Ahora sugiérale respirar por la nariz mientras usted mantiene dos o tres dedos en la profundidad de su boca por lo menos durante un minuto.

Ahora haga exactamente lo mismo, pero esta vez cambie los dedos por el pene en erección.

Controlar el reflejo nauseoso (Las ganas de vomitar)

Sin duda es lo más difícil de controlar. Usted necesita llenarse de paciencia y ella aprenderá con el tiempo. No le exija resultados inmediatos, pues de ser así, usted hará que ella sienta rechazo por la práctica. Pídale seguir el siguiente entrenamiento:

Ponga su pene dentro de la boca de ella y lentamente sumérjalo hacia el borde posterior de la garganta.

Sentirá que el glande de su pene golpeará la campanita de la garganta (donde tiene lugar el reflejo nauseoso). Ante esta exposición. Dígale que se relaje e intente mantenerlo adentro por el tiempo que más pueda. Mientras tanto usted intente no moverse.

Mantenga el pene en su garganta pero esta vez trate de ir un poco más profundo. Exíjale a ella mantener la respiración por la nariz porque en este proceso sentirá muchas ganas de vomitar.

Después de días de práctica usted logrará que ella consiga un buen desempeño. Recuérdele que debe mantener la calma y la respiración constante por la nariz.

Lea también: Preguntas y respuestas sobre el sexo anal

Recomendaciones que puede hacerle a su pareja:

Cuando el pene este siendo sumergido haga como si estuviera pasando comida, eso evitara la nauseas.

Respire por la boca.

Siempre realice la práctica con preservativo, se recomiendan condones de sabores.

No intente disminuir o disimular la saliva. Esta ayudará de maravilla (Puede usar lubricantes de sabores).

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.