Señores de SoHo, llevo diez años casado y últimamente ha pasado algo extraño: mi apetito sexual se ha reducido mientras que mi esposa quiere sexo a diario. Me siento presionado y tengo miedo de que ella se busque un amante. ¿Qué hago?

Querido lector, a primera vista parece que su problema es de ansiedad. Y no solo por la pérdida de apetito sexual, también por la posibilidad de perder a su esposa. En primer lugar, le recomendamos que trate de calmarse: seguir imaginándose escenarios trágicos solo agudizará sus miedos.

Le puede interesar: 10 Datos que debe saber sobre la paja

Tenga en cuenta que su falta de deseo puede deberse a un simple bajón natural: la libido depende de muchas cosas, que van desde el estrés hasta la cantidad de ejercicio que está haciendo.

La clave está en tener una vida balanceada para no perder el deseo: coma más verduras y menos chatarra, bájele al traguito, tenga espacios de relajación, haga deporte. Y, claro, no descarte visitar a un médico, que le puede dar recomendaciones para que esto apenas sea un contratiempo.

Le puede interesar: Aprenda a masturbar a una mujer con este tutorial

Con respecto a su esposa, quédese tranquilo: la reconocida sexóloga británica Suzi Godson asegura que, por lo general, cuando una mujer quiere serle infiel a su esposo no le propone tener sexo a diario; simplemente busca un amante. Así las cosas, preocúpese más bien por “revivir la llama”.

Pruebe lugares nuevos, juegos de rol, posiciones diferentes, atrévase. Y háblelo con ella, la comunicación es clave. Afrontar el tema en pareja también los ayudará a superarlo.

Le puede interesar: El secreto de las personas que tienen mucho sexo

SoHo le responde todas las preguntas que tiene sobre sexo —todas, de verdad—. Escríbanos sus inquietudes a convocatoria@soho.co. Garantizamos discreción.  

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.