1. Soy una amante de las posiciones sexuales. Para mí, la más placentera es en cuatro, también llamada ‘perrito’, porque es una posición apasionada, salvaje, y tiene una cantidad de ventajas como la comodidad del hombre para tocar el clítoris o el ano de su pareja, o la facilidad de intercalar el sexo anal y el vaginal.

(Cómo convencer a su pareja de hacer un trío)

2. Hacerlo en cuatro brinda la posibilidad de que la mujer toque los testículos del hombre o agarre el pene formando un poco de presión desde la raíz sintiendo mucho más cómo se penetra la vagina.

3. En cuatro también es posible ‘atrapar’ el pene entre los glúteos, lo cual puede ser muy excitante para el hombre. Dependiendo de la inclinación del cuerpo de la mujer, esta posición brinda una penetración fuerte y profunda y una sensación eléctrica cuando el pene rosa la parte interna de la pared frontal de la vagina.

4. La mejor posición cuando una mujer está cansada —al menos para mí, cuando no tengo muchas ganas de sexo— es ‘la cucharita’, también llamada ‘somnolienta’. Es una posición muy buena porque uno le da la espalda al hombre para que aproveche esa posición de ‘arrunche’ y así rozar la vagina con la cabeza del pene sin penetrarla mientras que con la mano puede acariciar el clítoris o sus tetas.

5. ‘La cucharita’ permite que el hombre bese el cuello de la mujer, la espalda, los hombros, de un manera muy suave y placentera. La penetración se puede hacer con las piernas de la mujer juntas o, si ella quiere una mejor penetración, debe estirar una pierna hacia atrás para enroscar la cintura del hombre.

(Consejos para que la comida vaya bien con el sexo)

6. En esta posición los movimientos deben ser suaves para que la mujer se sienta mimada y relajada y no forzada a tener sexo salvaje. También es muy buena para aquellas personas a las que les gusta quedarse dormidas con el pene dentro de la vagina.

7. La posición que en mi concepto es la menos placentera es ‘el abrazo total’, muy pasional y creativa pero no me mata. Consiste en lo siguiente: la pareja está de pie frente a frente. La mujer abraza al hombre por el cuello y pone sus piernas alrededor de las caderas de su compañero y él toma a la mujer de los glúteos y la atrae hacia su cuerpo para penetrarla. El contacto corporal es muy completo, pero el hombre debe tener mucha fuerza para soportar el peso de su compañera lo que hace complicado las dos formas de penetración que existen en esta posición: de arriba hacia abajo, o de atrás hacia adelante.

8. La posición más incómoda pero placentera es ‘cuerpos opuestos’. La pareja se pone en cuatro, cola contra cola, y la penetración es de la misma forma como cuando dos perritos quedan pegados durante el acto sexual. Es todo un desafío lograr la penetración, solo es posible hacerla con un hombre que tenga el pene muy largo. Cuando se logra es un poco dolorosa tanto para el hombre como para la mujer, pero cuando empieza el movimiento es muy placentero porque se siente muy duro y fuerte, y la fricción de la pared de la vagina es total.

9. La posición más normal y poco placentera por sus movimientos limitados es ‘el misionero’ (el hombre acostado sobre la mujer). No brinda una penetración profunda y se siente mucho el peso del hombre sobre la mujer, lo que le causa dificultad para respirar y ni se diga si el hombre es barrigón. Es la posición favorita de los malos amantes.

10. Hay posiciones muy riesgosas como el 69 de pie. Se requiere que los practicantes sean casi unos acróbatas ya que llegar a esta posición es todo un reto: el hombre tiene que ser fuerte para poner a la mujer cabeza abajo de modo que las piernas queden a ambos lados de su cabeza. Un minuto de sexo oral de este modo puede impresionar a cualquier mujer y hacerlo de manera simultánea produce una cantidad de sensaciones diferentes, pero resulta fácil perder la noción de lo que su pareja le está haciendo o de lo que usted le hace a él. Es casi imposible tener un orgasmo simultáneo en el 69 de pie, empezando porque la mujer al estar cabeza abajo con el pene dentro de su boca no puede respirar muy bien y se siente mucha presión en la cabeza por la irrigación sanguínea.

11. Yo sí creo que en la variedad está el placer. Hay que cambiar de posiciones porque cada una permite un movimiento diferente: desde los más suaves hasta los más fuertes. Y no solo eso, muchas permiten tocar o besar los genitales de nuestras parejas y, en mi caso, que soy morbosa, me encanta poder ver mientras me están penetrando.

(Consejos para hacerle sexo oral a una mujer)

PROHÍBESE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD, EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD.