A favor del vello púbico, por Santiago Gamboa

“El pelo es lo vegetal en el hombre”, escribió Lezama Lima, pero en el caso del pubis femenino parece haber cumplido también otro papel, y es el de cubrir aquello que para muchas culturas fue inquietante durante siglos: la vulva, el sexo sin representación.

 

"Definiendo los rastrojos maduros, mientras más maduro el rastrojo, más fuerza tiene el colono"

Alfredo Molano, columnista de El Espectador

 

 

"A favor, pero sin exceso. Recuerdo un caso en una playa que era lo más parecido que he visto a una peluca. A una de mis hijas le correspondió dar algunos consejos de estética femenina"

Jean- Claude Bessudo, presidente de Aviatur

 

"Despejar el camino hace más excitante la meta"

Carlos Gaviria, excandidato presidencial

 

"Aunque yo no me lo dejo, me parece que la parte de la mujer se ve bonita con algo de vello si este está bien desbastado y tiene algo de forma. El hombre prefiero que no tenga"

Endry Cardeño (Laisa Reyes), actriz

 

 

 

En contra del vello púbico, por Efraim Medina 

El pelo es sinónimo de barbarie, las vikingas en vez de vagina tenían empalizadas. Para los vikingos era más fácil arrasar civilizaciones y masacrar inocentes que penetrar a sus mujeres. El mundo vivió en las tinieblas de la dictadura del pelo en la cuca hasta que una bella egipcia se razó la vagina para iluminarlo.

"El vello púbico femenino es como las suegras: puede ser bonito y necesario, pero es mejor que no exista" 

César Augusto Londoño, periodista

 

 

"No más selva. En este caso repito la zona de despeje, total o de a poquito, ¡pero nunca más la selva del Cagúan!"

Camilo Gómez, excomisionado de paz

 

 

"Mientras más corto el pasto, más grande se ve el castillo" 

Diego Cadavid, actor y fotógrafo

 

"En la época de las cavernas, donde se andaba con poca o ninguna ropa, el vello púbico era de gran utilidad. Pero hoy, que caminamos con ropa interior y ropa exterior, pensaría yo que la utilidad del vello púbico está en entredicho" 

Jorge Alberto García, ginecólogo

Una historia de pelos

 

 

 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.