Comunicadora social que hizo un posgrado en Gestión de Recursos Internacionales con el fin de conseguir fondos para desarrollar proyectos a favor del medio ambiente. Estudió en la Tadeo y hace siete años está haciendo comerciales y campañas publicitarias. Trabaja, por si fuera poco, en dos fundaciones que buscan canalizar fondos extranjeros para invertir en la educación. Por eso, entre otras cosas, sabe inglés, italiano y algo de ruso. ¿Cómo logra una mujer con semejante perfil tan serio posar desnuda en pleno Centro Internacional de Bogotá? Así como lo oye: Carolina ni se percató de la situación: medio gremio ejecutivo de la ciudad la estaba mirando. Estuvo muy fresca, según dice su amigo y fotógrafo Santiago Quiceno. El medio ambiente nos manda señales de advertencia, según ella, y tenemos que despertar. Por eso vive su vida día a día, aprovechando toda oportunidad. Y salir en SoHo no podía ser, ni mucho menos, la excepción. Carolina es sensual por naturaleza. Es una buena vida que se las goza todas, la música, la buena mesa, una obra de arte, un libro, una película o un buen beso. Porque, como dice, está enamorada del amor y de su novio. ¿Algo más para enamorarse y derretirse por ella? Estas fotos —realizadas en un día de lluvia y caos citadino, con percances y alteraciones esporádicas—, que podrán ser las imágenes que, entre otras cosas, hagan de un día lluvioso el más resplandeciente de todos.

Vea el detrás de cámara

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.