Ni muy grande ni muy pequeño, de tamaño y fuerza precisos, el Patriot guarda dentro de sus líneas la más clásica interpretación del estilo Jeep. Sus formas evocan a la Cherokee XJ, el vehículo 4x4 que más tiempo duró en producción en la historia del automóvil. Con tal antecedente resulta imposible que no se trate de un carro de primera línea.

El Patriot comparte mucho con el Compass, viejo conocido de los lectores de SoHo. Los dos son totalmente distintos en diseño, pero iguales en base mecánica. Hermanos de verdad. ¿No desea usted unirse a la familia?

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.