Parece ser que el sueño de la industria automotriz de poner en marcha un vehículo comercial impulsado exclusivamente por energía eléctrica se vio frustrado por un factor de fuerza mayor, o más bien, de fuerza menor. Sí, los vehículos eléctricos pueden no expedir gases tóxicos, ser supremamente silenciosos, prácticos y fáciles de conducir, pero a su vez carecen de fuerza, lo que ha impedido su producción en serie e introducción al mercado mundial.
Para que un vehículo ciento por ciento eléctrico pudiera circular (teniendo presente la relación peso/potencia) sin problema por un territorio montañoso como el colombiano necesitaría de una carga de energía de cientos de kilovatios que solo una batería del tamaño de una tractomula podría generar. Así de absurda y grave es la situación con este proyecto de vehículos y por eso mismo los pocos concept cars eléctricos que hemos visto en ferias automotrices son prácticamente del tamaño del carro de la Barbie. Como por razones de simple estética la "pila" no puede ser más grande que el chasis, los diseñadores reducen el tamaño del vehículo a dimensiones infrahumanas con el fin de que medio anden. Un motor eléctrico avanzado desarrolla poco más de 40 caballos y esa potencia sigue siendo muy poca como para un vehículo familiar. En una subida habría que impulsar el carro con los pies como en tiempos de los Picapiedra.
¿Entonces qué pasó con la idea de crear un carro eléctrico que pudiera recargarse conectado a un enchufe como si se tratara de un teléfono celular? Por lo visto nos lo seguirán debiendo, así como siguen debiéndonos el carro volador, el teletransportador y la "robotina".
Pero los esfuerzos puestos en el desarrollo de un motor eléctrico no se echaron a perder. La industria automotriz adoptó esos generadores y los puso a trabajar en simbiosis con los tradicionales motores de combustible. El revolucionario invento es conocido bajo el nombre de híbrido y está marcando la parada en el mercado mundial. ¿Cómo funcionan? Fácil. El motor a gasolina se activa cada vez que el vehículo requiere de potencia y cuando se alcanza la velocidad deseada entra a trabajar el motor eléctrico que se encarga de mantener el impulso eliminando momentáneamente el consumo de combustible y la emisión de gases. En definitiva, los híbridos son el ejemplo perfecto que demuestra cómo dos fuentes de energía tan diferentes pueden ser aplicadas, de forma combinada, inteligente y exitosa, en pro de una línea de automóviles muy, muy interesante.

Toyota Prius
Pionero de los híbridos. Combina un motor a gasolina de 1,5 litros y cuatro cilindros con un generador eléctrico que impulsa el eje delantero. Trabajando en equipo desarrollan 110 caballos de potencia.
Precio (en Estados Unidos): US$20.800

Ford Escape
Motor Ford Duratec de 2,3 litros asistido por un potente generador eléctrico de 70KW capaz de generar una fuerza equivalente a 94 caballos. Excelente opción por solo US$3.500 más que la versión a gasolina.
Precio (Estados Unidos): US$26.970 (FWD) ó US$28.595 (4WD)

Lexus RX 400 H
Esta majestuosa "suvurban" combina un potente motor 3 litros V6 de gasolina con dos generadores eléctricos. Unidos producen 272 caballos. Acelera de 0 a 100 km/h en 7,2 segundos y su velocidad máxima es de 200 km/h.
US$40.650

Honda Civic Hybrid
Lo más llamativo de este vehículo eléctrico y a gasolina (motor de 1,3 litros y cuatro cilindros) es su autonomía. Rinde 77 km por galón. Nada mal en un sedán para cinco personas.
Precio (en Estados Unidos) : US$20.900

 
LEXUS RX 400 H
Esta majestuosa “suvurban” combina un
potente motor 3 litros V6 de gasolina
con dos generadores eléctricos. Unidos
producen 272 caballos. Acelera de 0 a 100
km/h en 7,2 segundos y su velocidad máxima
es de 200 km/h.
US$40.650
  TOYOTA PRIUS
Pionero de los híbridos. Combina un motor
a gasolina de 1,5 litros y cuatro cilindros
con un generador eléctrico que impulsa
el eje delantero. Trabajando en equipo
desarrollan 110 caballos de potencia.
Precio (en Estados Unidos): US$20.800
     
 
HONDA CIVIC HYBRID
Lo más llamativo de este vehículo eléctrico y a
gasolina (motor de 1,3 litros y cuatro cilindros)
es su autonomía. Rinde 77 km por galón.
Nada mal en un sedán para cinco personas.
Precio (en Estados Unidos) : US$20.900
  FORD ESCAPE
Motor Ford Duratec de 2,3 litros asistido por
un potente generador eléctrico de 70KW
capaz de generar una fuerza equivalente
a 94 caballos. Excelente opción por solo
US$3.500 más que la versión a gasolina.
Precio (Estados Unidos): US$26.970 (FWD)
ó US$28.595 (4WD)

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.