La palabra nativa evoca la selva, culturas ancestrales, taparrabos y ceremonias rituales. Pero esta camioneta lo único que tiene que ver con la selva es que podría entrar y salir de ella como si nada. Porque la Nativa de Mitsubishi es puro poder: 3,5 litros, 6 cilindros en V, 184 caballos de fuerza. La selva no sería un obstáculo para estos casi cinco metros de poderío.

Además, esta Nativa se ve muy bien en la ciudad: parrilla tipo panal con acentos cromados, bómper delantero del color de la carrocería, luces antiniebla, rieles en el techo para carga. Y por dentro las siete personas que le caben cómodamente van a viajar en primera clase de un avión: silletería en cuero, aire acondicionado, descansapiés, vidrios eléctricos y equipo de sonido con seis altavoces, entre otras muchas comodidades.

En su modelo 2011 la Nativa de Mitsubishi viene también a gasolina, para mayor comodidad y efectividad. Hay por ahí un dicho que asegura que mientras más grande el carro más chiquito el… usted ya sabe. No es cierto. Y si acaso lo fuera, con esta Nativa eso a usted le va a importar un pepino.

Contenido relacionado

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.