Se ha robado el show en todos los salones del automóvil habidos y por haber, y resulta paradójico porque una de las características de la Ford Edge es que su motor no se deja sentir. Pero no porque no se sienta quiere decir que no lo tenga. Bien acomodada en el interior está la máquina de 3,5 litros y 265 caballos de fuerza que no se deja intimidar por ninguna calle. Parabrisas inclinado, spoiler trasero, carrocería aerodinámica, todo juega a favor del carro, y por ende de quien lo ocupa, para que la Edge flote en vez de rodar.

Edge es también el nombre del guitarrista de U2, uno de los grupos de rock más importantes de la historia y no deja de ser curioso este detalle, porque la gente de Ford considera a este Edge como un vehículo crossover. Ni roquero ni crossover, la música del Ford Edge no puede ser catalogada.

Contenido relacionado

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.