Los infantes de marina en el archipiélago de San Andrés, como Lizarazo, rotan de isla cada 30 o 45 días: de Providencia a Serranilla, de Albuquerque a Roncador, y de ahí a San Andrés. Entre sus labores diarias están recoger las basuras que llegan a las playas, limpiar el armamento, prestar guardia, hacer entrenamiento militar y ayudar a los pescadores que tienen problemas. Y, de ñapa, escribir una carta para esta edición especial de SoHo.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.