Los Dumis siempre fue una empresa familiar, comandada por los cuatro hermanos Noriega, mis tíos. Ellos querían hacer un programa que les enseñara a los niños sobre la cultura ciudadana, pero creo que ninguno de ellos sospechaba el éxito que tendría el programa durante 20 años.

En 1983 se grabó el primer programa. Yo tenía 13 años, llegué al estudio y me encontré con una escenografía que representaba una calle de barrio, los títeres estaban ahí, aún inanimados. Debajo de ese escenario había espacio para que mis tíos pudieran manejarlos. Mi personaje, Melodía, era una hada madrina que debía darles vida a todos los títeres. Todos estos personajes fueron creados por mi tío Fernando, que es responsable también de personajes como Otto, el canguro de Presto, y el conejo de Colgate, entre muchos otros. Actuar con los títeres fue complicado al principio, yo era la única persona de carne y hueso que siempre jugaba de titular (otros personajes, como Juan el tendero, aparecían esporádicamente), pero poco a poco aprendí a interactuar con ellos.

El programa evolucionó. Los títeres pasaron de ser operados a mano a ser operados a control remoto, y luego a ser animaciones en computador. La música invadió también el programa, cantábamos canciones sobre la bandera, o sobre la canasta familiar; la idea era hacer algo educativo pero también pegajoso.

El programa tuvo siempre éxito y era común que me tocara parar en cualquier momento a firmar autógrafos, incluso hoy la gente todavía me reconoce en la calle. Pero hace más o menos seis años, programas llenos de violencia terminaron arrebatándole el rating a Los Dumis. Fue un golpe muy duro, este no era solo un trabajo, sino algo en lo que toda la familia estaba involucrada y que siempre se hizo con todo el corazón. Pero la vida siguió, participé en un par de seriados que hicieron mis tíos,? como Este es mi caso, uno de los primeros programas que dramatizaban casos de la vida real. Luego de vivir en España conocí a mi esposo Mauricio, con quien tengo tres hijos; el mayor de ellos, de 19 años, ya va a la universidad.

De cuando en cuando, viendo televisión con mis hijos, nos encontramos con Los Dumis y ellos se mueren de la risa; yo me acuerdo con mucha felicidad de esa época y de la dicha que fue trabajar en algo que marcó a tanta gente y que hizo historia en la televisión colombiana.

Ahora trabajo en Sun Vacation, una empresa de tiempo compartido, pero me encantaría volver. Me gustaría hacer un nuevo programa para niños, porque enseñar y entretener es una fórmula que se ha abandonado. Hemos estado en conversaciones con un canal internacional que está interesado en volver a producir, pero hay que ver qué pasa.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.