Soy hincha del Santa Fe de toda la vida. Tengo 26 años y desde hace 14 soy barra brava, y tengo 11 tatuajes de mi equipo en todo el cuerpo. Mi padre me llevaba a todos los partidos, él tenía acciones en el club. Toda mi familia es santafereña y desde muy pibecito me enseñaron a acompañar al equipo. Soy uno de los líderes de la Guardia Albirroja Sur (nombre que viene del himno de Santa Fe, que dice "de tu escudo el guardián yo seré") con mi parcero Dexter. Nuestros principios se han basado en el club. Por ejemplo, el primer tatuaje que me hice fue el escudo de la barra, en el brazo izquierdo, y tiene un significado. Ese escudo venía de las carabelas españolas, y fue el primero que tuvo el club en 1941. La cruz del centro son dos fémures que significan vida y muerte por Dios. En la parte alta, trae tres puntas, que significan príncipes y reyes, los dos leones significan imperio, y las siglas CIS, Club Independiente Santa Fe.

Mi segundo tatuaje fue el león del brazo derecho. Es algo muy bonito porque es la carátula de una revista que conmemoraba los 40 años del equipo. Y el león también significa algo. Yo soy de los que piensan que si uno pertenece a un movimiento, uno debe tener algo relacionado con eso. Además debe ser original, mis tatuajes solo los tengo yo. Por eso a los 17 me hice el escudo de Bogotá, y luego el escudo de Santa Fe en el pecho. Un Día de la Madre, me tatué el rostro de mi madre en el corazón, es el único tatuaje que no tiene relación con el club. Continué con el tatuaje del guerrero en la pierna derecha a los 18 años. Es un guardián nórdico medieval, porque me gusta mucho esa energía y ese empuje de los vikingos, cómo actuaban, cómo defendían sus principios. Yo asocio eso con la guardia, porque así el equipo gane o pierda uno lo lleva adentro. El vikingo de la pierna tiene un sol que es el escudo de Bogotá, con los rayos amarillo y rojo, que alumbran al vikingo donde ha librado muchas batallas, y abajo está mi apodo, 'Juanito'. A los 20 años perdí el poder del Frente Kennedy (un grupo de la barra que dirigí desde los 16), y escogí 15 pelados, los más pillos además del parche del Casablanca, y por la barra del Rosario Central 'Los Pillines', creé 'Los Pillos'.

En 2003 me hice el tatuaje de la espalda, el más representativo de la hinchada santafereña. Es un escudo que hizo un diseñador gráfico en los noventa, un león dentro del escudo de Santa Fe. Yo iba con 'Karachas', un buen parcero mío, caminando por el centro y encontró un afiche muy viejo, y me dijo que sería muy bacano para un tatuaje. Se lo pedí y le dije a Julio mi tatuador: "Sáquele fotocopia a esto, lo quiero en toda mi espalda, y quiero que diga 1941 nace Santa Fe la razón de mi vida". Desde la nuca hasta el cóccix. El tatuaje tiene un león, un balón que es el puntico rojo del escudo, y dentro del balón hay un escudo de Bogotá. Significa fútbol bogotano del león de Santa Fe.

 Mi padre está en el cielo y fue lo que más quise. Me hice para el Día del Padre un tatuaje de él en el pectoral izquierdo, con la camiseta del Santa Fe de 1948 y le dije feliz día. Tiene una frase que dice: "Heredero de una pasión". En 2005 me metieron una puñalada en el estómago que me dejó una cicatriz. A principios de este año me tatué encima un león, un guerrero que siempre va con la bandera, y tiene en uno de los brazos un escudo de Santa Fe. El último fue en la pierna derecha. Me tatué la cara del enano 'Capo eterno', un amigo que desde pequeñito perteneció a la barra. Él murió en un partido

Santa Fe-América. Yo soy el padrino de su hija. Me tatué su cara, tal cual era, con la camiseta y la gorra de Santafé, su sonrisa y sus gafas negras. En la parte de abajo dice "vencer o morir". Eso es el fútbol y la vida. Uno se propone una meta y la hace o pierde. Te amo, Santa Fe, un romance que no entiende la razón.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.