A.
Asia.
En un sentido geográfico casi estricto, el primer triunfo de un equipo asiático se dio en la Copa del Mundo, el 20 de junio de 1954, cuando Turquía goleó 7 a 0 a Corea del Sur. Sin embargo, en fútbol Turquía forma parte del ámbito europeo, además de que una pequeña zona del país forma parte de ese continente. Además, el triunfo fue contra un rival de su mismo continente. Así que la primera victoria de un equipo asiático ante un rival de otro continente tuvo que esperar 12 años más, cuando Corea del Norte venció 1 a 0 a Italia en el Mundial de Inglaterra de 1966. (Ver Vergogna)

C.
Corrupción.
El Mundial de 2002 pasó a la historia por haber sido el más mediocre de todos los tiempos y también por la descarada ayuda de los árbitros que recibió Corea del Sur para avanzar hasta semifinales. En octavos de final, el muy cuestionado árbitro ecuatoriano Byron Moreno le regaló a Corea del Sur un penal (que desperdiciaron), expulsó de manera injusta a Tutti y, ya en tiempo suplementario, le anuló a Tomassi un gol perfectamente válido con el cual Italia hubiera clasificado en ese mismo instante, porque estaba en pie la regla del “gol de oro”. En cuartos de final, el árbitro egipcio Al Ghandour le anuló dos goles legítimos a España. Luego de un tiro libre que ejecutó España, Kim Tae-young metió el balón en su arco, pero el juez lo anuló por un presunto fuera de lugar de Fernando Morientes. En el tiempo suplementario, le anuló al mismo Morientes un gol de cabeza, cuando el juez de línea erróneamente indicó que el balón había salido por la línea de fondo antes de que Joaquín lo centrara. El partido terminó 0 a 0, y en los lanzamientos desde el punto penal clasificaron los coreanos. Hasta allí les duró la fiesta, puesto que perdieron ante Alemania en semifinales y contra Turquía en el partido por el tercer lugar.


D.
Directo.
El 16 de junio de 1954 se transmitió el primer partido de la historia de los mundiales en directo por televisión. El cotejo se disputó en Lausana, Suiza, y en ocho países de Europa miembros de la recién conformada Eurovisión vieron cómo Yugoslavia le ganaba 1 a 0 a Francia.

Doce. El sueco Eric Nilsson y el suizo Alfred Bickel fueron los únicos futbolistas que participaron en mundiales antes y después de la Segunda Guerra Mundial. Ambos defendieron los colores de sus países en Francia 38 y Brasil 50.

G.
Gajos.
Aunque los balones de fútbol han evolucionado bastante en los poco más de 150 años de historia que tiene el fútbol moderno, el cambio más trascendental se dio entre el Mundial de Inglaterra de 1966 y el de México de 1970. Desde finales del siglo XIX hasta el Mundial de Su Graciosa Majestad se había jugado con balones de cuero cosidos con seis grupos de dos o tres gajos. En México 70, Adidas presentó el balón Telstar, conformado por 20 hexágonos blancos y 12 pentágonos negros que, al inflarse, logran una forma 95 % esférica. Desde entonces y hasta el Mundial de 2006 se mantuvo esta estructura, y los avances se dieron en el uso de nuevos materiales y sus diferentes diseños. El siguiente cambio importante se dio en el Mundial de 2006 con la aparición del Adidas Teamgeist, compuesto por apenas 14 piezas.


R.
Repitentes.
El jugador brasileño Vavá fue el primer futbolista que convirtió goles en dos finales de la Copa Mundo. Marcó dos ante Suecia en 1958 y uno ante Checoslovaquia en 1962. Pelé hizo lo mismo: dos en 1958 y uno ante Italia en México 70. Paul Breitmer marcó uno ante Holanda, en Alemania 74 y otro ante Italia, en la final de España 82.


V.
Vergogna.
Italia llegó al Mundial de Inglaterra de 1966 como uno de los grandes favoritos para ganar el torneo. En el grupo IV, en Sunderland y Middlesbrough, debutó con un triunfo ante Chile 2 a 0. Perdió 1 a 0 con la poderosa selección de la URSS, y se suponía que el tiquete a cuartos de final sería un trámite ante la débil Corea del Norte. Sin embargo, el equipo de Asia no se amilanó ante las estrellas del (valga la redundancia) AC Milan e Inter de Milán, y al minuto 43 del primer tiempo Pak Doo Ik anotó el único gol del compromiso. Corea del Norte avanzó a cuartos de final, y los italianos tuvieron que aguantarse la ira de los diarios de su apasionado país, que titularon Vergogna! (¡Vergüenza!).

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.