Elogio a lo pequeño

El lugar, que no pasa de los 20 metros cuadrados, está inspirado en el icónico American Bar de Viena, que tiene más de un siglo y es famoso por ser miniatura. En El Enano, las lámparas son bandejas reformadas, las mesas tienen luces incrustadas, las copas vienen de un anticuario y hay revistas Playboy del año 69, con las famosas Penny James y Barbi Benton en la portada.

Me suena

La música es una delicia: swing, big band, otros ritmos de los cincuenta, jazz latino, algo de fusiones… Prepárese para oír desde el piano del maestro Juan García Esquivel hasta la trompeta del ganador de ocho premios Grammy Herb Alpert.

Cocteles por docena

La carta tiene doce cocteles. Para calentar, pídase el Douglas 63, con brandy y syrup de anís hecho en casa, o el Sad Concorde, a base de coñac. Y si es berraco, pregunte por los shots “prohibidos”, que no están en la carta; no le vamos a decir cuáles son, pero sí le advertimos que si se los toma, es bajo su propia responsabilidad.

Precios: entre $24.000 y $38.000


Los acompañantes

Puede pedir platos fríos para compartir, conocidos en el mundo gastronómico como bar bites. El tartare de atún, el carpaccio de res y el clásico coctel de camarón son campeones. Pero ojo, no es un restaurante… y aunque la entrada es la misma que la de El Bandido Bistró, no puede pedir nada de la carta vecina.

Precios: entre $12.000 y $40.000


Empine el codo

Cada trago de el enano se lo sirven en un vaso especial. Hay copas de plata para ciertas ginebras, tazas de porcelana para algunos cocteles, shots en forma de cabeza de elefante para los tragos cortos, y está el buda que ve en la foto para los especiales de la casa.



Dónde: Cl. 79B N.° 7-12 / Cuándo: abierto de martes a sábado, de 5:00 p.m. a 2:00 a.m. / Si quiere reservar: llame al 3114722327 (sí, es un celular, pero no sea líchigo, gástese un par de minuticos, vale la pena)

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.