1. Lo primero que debe hacer es comprar buena ropa interior, prendas en algodón preferiblemente.
 
2. Cuando se siente a que le lustren los zapatos o cuando cruce la pierna, no se le debe ver la piel. La media nunca debe ser corta. Sin importar si tiene piernas de futbolista, a un hombre no se le deben ver las piernas.
 
3. La abotonadura. Con el diseño llegó la variedad y con la variedad, la confusión. Hoy existen sacos que tienen desde uno hasta cuatro botones. Ojo: un saco nunca se debe abotonar por completo.
 
4. Las medias deben combinar con los pantalones y no con los zapatos.
 
5. Siempre es clave tener camisas blancas. Se pensaría que es lo más simple, pero es la marca indeleble de un hombre elegante. La camisa blanca es la bandera de la frescura y la sencillez, y los hombres, a pesar de los estilos, siguen buscando la sencillez.
 
6. Camisas en popelina, de rayas o en tela denim para viernes sin corbata son ideales para suavizar el estricto tema de oficina.
 
7. Todo se impone al mismo tiempo. Las camisas en colores fuertes, las corbatas más delgadas y en colores metálicos, las chaquetas más cortas y ceñidas al cuerpo para los jóvenes funcionan bien.
 
8. El clima es el que dicta el código para estar bien vestido. Si tiene una convención, por ejemplo, en Cartagena, se puede usar una guayabera de lino o algodón con unos pantalones caqui u oscuros. Si la convención es en un clima más templado, el vestido completo en tonos claros es el más adecuado.
 
9. Está de regreso toda la tendencia americana. El estilo universitario, los suéteres como chaleco debajo de blazers en azul marino, que es el más joven de los atuendos. Los paños tweed o gallineto muy clásico, adoptados de la moda inglesa, están muy de moda.
 
10. El clóset de un hombre, por ser de un tamaño más reducido que el de la mujer, debe ser muy organizado. Camisas colgadas, así evita plancharlas más de una vez. Pantalones colgados y no doblados en ganchos que dejan marcas, pues el paño se puede llegar a brillar al tratar de quitarlas con la plancha. Vestidos enteros colgados juntos en gancho doble. Chaquetas aparte, lo mismo que los zapatos. En los cajones, el primero para los pañuelos, uno para medias, otro para la ropa interior y otro para vestidos de baño y la ropa deportiva.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.