No es la primera vez que el árbitro Mike Dean hace algo parecido durante un partido, pues en 2012, en un partido entre Arsenal y Tottenham, saltó de la emoción con un gol marcado por Louis Saha y festejó como todo un hincha. 

En 2014, en un partido de FA Cup entre Manchester United y Swansea, se lamentó cuando un jugador de Swansea perdió la pelota. ¿Qué opina usted?

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.