Héctor Ochoa es el responsable de hacer llorar a medio país con esa canción que compuso un domingo de septiembre del 86: El camino de la vida. Sí, la que empieza con un “De prisa con el viento…”; la que fue escogida como la canción del siglo XX por la Academia Colombiana de Música; la que usted probablemente se sabe de memoria, porque no hay cumpleaños de abuelito en que no haya sonado o trío musical que no la haya tocado.

El maestro Ochoa tiene hoy 81 años, vive en su Medellín natal y es mucho lo que ha vivido. Trabajó durante 25 años en el Banco Cafetero, donde empezó como mensajero y terminó de gerente regional. También conformó El Trío de Oro, grupo con el que compuso más de 500 canciones. Además, lleva más de medio siglo casado con María Estela Lalinde. Tienen cuatro hijos y otros cuatro nietos que todavía los visitan seguido y, como dice El camino de la vida, “alegran el hogar con su presencia”.

Por su obra, el maestro Ochoa ya suma más de 20 reconocimientos, entre ellos el Escudo de Oro de la Gobernación de Antioquia y la Orden de la Democracia del Congreso. Y ahí donde lo ve, ya retirado de la composición, acaba de convertirse en el primer colombiano en llegar al Hall de la Fama de Compositores Latinos en Estados Unidos. Eso significa que su nombre estará consagrado junto al de pesos pesados de la música, como Emilio Estefan, Armando Manzanero, Julio Iglesias… Tantos logros, en parte, por hacer llorar a medio país con El camino de la vida.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.