Comida para todos los gustos
La comida del Casablanca es famosa en San Andrés, y no es para menos: cuenta con tres restaurantes especializados en comida local y cocina fusión. Le recomendamos probar el encocado de frutos del mar, el plato estrella del restaurante Mahi-Mahi. Y si no le gustan los mariscos o prefiere algo más informal, pida las pizzas o las hamburguesas del Sea Watch Caffe; valen la pena.

Todo incluido
Compre el plan todo incluido, así podrá comer y beber sin preocuparse por la cuenta. Vaya a la fija y pida una piña colada o un coco-loco, pues la especialidad de este bar es la coctelería caribeña. Puede tomar también un clásico, como el bloody mary o el margarita.



De fiesta en fiesta
Emparrándese con los shows de música y baile que se presentan en las noches del Casablanca. En la piscina y también en los bares y restaurantes suena salsa, vallenato, son, boleros, blues y jazz.

Vamos de paseo
Si usted es un primíparo y aún no conoce la cueva de Morgan o el Hoyo Soplador, fresco: allá le ayudan a organizar paseos turísticos por islotes y cayos, vueltas a la isla y otras excursiones. Con vista al mar.



Casablanca le ofrece once cabañas dúplex, 80 habitaciones más y dos suites de lujo con vista a la isla de Johnny Cay. Puede escoger la que más se adapte a su plan: hay unas perfectas para ir en familia, otras para ejecutivos que van de negocios, algunas más para un buen fin de semana con su novia… Lo mejor es que, no importa en cuál se quede, tiene acceso a los servicios de un hotel de lujo: piscina, lavandería, room service, minibar, wi-fi, bar, restaurantes...


Ubicación ideal
El hotel queda justo sobre el Paseo Peatonal, a pocos metros de una de las playas principales de la isla y cerca no solo del sector comercial, sino de unos sitios de rumba que no se puede perder. Pero no se preocupe, aunque queda en pleno centro no se oye nada.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.