La suite presidencial de Calvin Harris
Para el Estéreo Picnic de este año, el DJ escocés Calvin Harris pidió quedarse en la mejor suite del hotel más caro de Bogotá. Al final, se quedó en el Sofitel. Para rematar, el día de su presentación cambió cinco veces su esquema de seguridad y pidió una botella especial de José Cuervo que no se consigue en Colombia. De lo contrario —advirtió—, no se subiría al escenario. Los organizadores tuvieron que buscar a un importante ejecutivo de la marca, que acabó regalándola de su bar personal.

La pasión por el fútbol de Red Hot Chili Peppers
El bajista de los Red Hot Chili Peppers, Michael Peter Balzary (más conocido como ‘Flea’), pidió que, un día antes del concierto, lo llevaran al estadio El Campín a ver fútbol. El músico estuvo en un partido de Santa Fe y sorprendió al público cuando apareció en la tarima al día siguiente con una camiseta del equipo cardenal.

La cerveza de sidra de The Killers
En 2013, el grupo estadounidense The Killers metió dentro de sus exigencias un six pack de cerveza de sidra de manzana que los organizadores tuvieron que mandar traer de Miami. Todo por verlos…

El pollo asado de Interpol
Para su concierto de 2011, la banda inglesa Interpol exigió varias botellas de Campari. Lo más curioso, sin embargo, fue que antes de subir a la tarima pidieron que al finalizar el espectáculo les tuvieran listo un pollo asado, que los organizadores acabaron comprando a última hora en un restaurante de la avenida Caracas, de Bogotá.

Las galletas japonesas de MGMT
Los estadounidenses de MGMT pidieron hace tres años unas galletas de arroz japonés “gluten free”, cuando la verdad es que, entonces, términos como “gluten” y “free” todavía sonaban raro en Colombia. Casi no se las consiguen.?

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.